7 may. 2013

En Mayo con María - Reflexión y Flor Día 8


Todos sabemos que María es la Virgen Inmaculada; pero no todos saben que esta verdad, hoy dogma de fe, no ha tenido vida fácil en la historia de la Iglesia.

A nosotros, sencillos fieles, no nos parece que haya alguna dificultad en admitir que María es Inmaculada; parece algo obvio debiendo ser la Madre de Jesús, la madre de quien venía a combatir el pecado.

El pecado original hizo perder la vida divina, la gracia para Adán y todos sus descendientes; si el sarmiento pierde el contacto con la cepa, se seca, muere. Jesús, al redimir en él las dos naturalezas, restablecerá el contacto... como cuando una locomotora pierde el contacto con el hilo eléctrico.


Confianza

Alexia es una niña que murió con 16 años de un cáncer. Simpática, con muchas amigas, alegre. La amistad con Jesús y con María le ayudó a llevar con alegría su enfermedad.

Escribía una carta a sus amigas del colegio:

"La operación duró diecisiete horas, me pusieron una escayola que me cogía medio cuerpo y en donde se sujetaban dos hierros que, a su vez, mantenían mi cabeza firme mediante una corona, también de hierro, con cuatro clavos sujetos a los huesos de la cabeza.

Estuve un día y medio en la UCI con tubos para poder respirar, que más bien parecía que eran para ahogarme. Lo pasé mal, pero las enfermeras eran tan cariñosas y tan preocupadas, que lo hicieron más fácil".

El aspecto que ofrecía después de la operación, con la escayola y la corona de hierros (ya había perdido su pelo rubio, por los tratamientos de radioterapia) era tal, que algunos de los pequeños que también estaban internados y con los que jugaba, la miraban con cierto recelo. Ella comentaba con sentido del humor: "No me extraña, me parezco a Frankestein".

Su estancia en la Clínica de Navarra se prolongó por varios meses y si bien el dolor moral estaba atenuado por el cariño de sus padres y la buena atención de doctores y enfermeras, el dolor físico continúa siendo muy fuerte. A esto se añaden las complicaciones, no producidas exactamente por el curso de la enfermedad, sino ajenas a ella: roces en la escayola, el que se le abriesen las heridas a causa del calor y la inmovilidad, llagas en la boca e innumerables dolores. Y aunque Alexia no suele quejarse, a veces no puede más.

Un día dirigiéndose a Jesús en un momento de dolor agudo le decía: "Jesús, ¿por qué no me ayudas? Por favor, quítame este dolor de cabeza sólo un rato, aunque no sea más que un rato. ¡De verdad, que no puedo más! ¿Por qué me haces esto? ¡Yo te he querido de pequeña y te he rezado siempre... ¿Por qué no me ayudas? Pido cosas para los demás y me las concedes, pero si son para mí no me haces caso. Eso es porque no me quieres. Si me quisieras, me ayudarías. ¡No me quieres, Jesús, no me quieres! Pues ¿sabes lo que te digo? Yo tampoco te voy a querer a ti"

Su madre que la estaba oyendo, dejó que durante un rato se desahogase, como Job, de sus sufrimientos, pero después la interrumpió:

"Bueno, Alexia, ya está bien. Eso no se dice"

Entonces ella, rápida, cambiando el tono de voz hasta entonces quejumbroso, dijo con gran firmeza: "Mamá, Jesús sabe que no se lo digo en serio".

Madre mía, ¿tengo yo la misma confianza con Jesús? ¿Le hablo de mis cosas, como hacía Alexia, que le hablaba de su enfermedad? Enséñame María, a hacer oración.

Continúa ahora hablándole con tus palabras sobre lo que has leído. Continúa ahora hablándole con tus palabras sobre lo que has leído.



Texto escrito por José Pedro Manglano Castellary (Sacerdote)


Cuando se quiere de verdad a un amigo todo nos parece poco para agasajarle. María, en la tradición de la Iglesia, ha tenido (y lo sigue conservando todavía)  un lugar privilegiado en el corazón de los creyentes.
¡Cómo no vamos a querer para Ella lo mejor!

La flor “pensamiento” nos habla de la riqueza en la escasez. Mientras la mayoría de las plantas aguardan el retorno de la primavera el pensamiento no deja de florecer a manos llenas en medio de la frondosidad y el verdor de sus hojas.

Arrojar un “pensamiento” a las plantas de Santa María es lanzarle nuestro propósito de ser diferentes a los demás. Es solicitarte que nos ayude a florecer con lo mejor de nosotros mismos aunque otros nos digan que somos demasiado buenos, necios o tontos. Tampoco, muchos de sus contemporáneos, entendieron la buena disponibilidad de Santa María. Al final… Dios le hizo ver el fruto de su “SI” contracorriente.

Pidamos por  María: VALORAR LA RIQUEZA DEL CORAZÓN



“La felicidad está en la lucha, 
en el esfuerzo, 
en el sufrimiento 
que supone la lucha y no la victoria misma” 

(M.Gandhi)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...