3 nov. 2013

Reflexión: Tuyo es el cielo

 bosquegrande
 
Un hombre mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho.
Se lo llevó a su casa y lo puso en su corral. Allí aprendió a comer
la misma comida que los pollos y a conducirse como éstos.
Un día, un naturalista le preguntó al propietario por qué un águila
tenía que permanecer encerrada en el corral con los pollos.
 
Como le ha dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado
a ser como un pollo, nunca ha aprendido a volar, respondió el propietario.
Se conduce como los pollos.
 
Sin embargo, insistió el naturalista, tiene corazón de águila
y con toda seguridad, se le puede enseñar a volar.
 
Los dos hombres convinieron en averiguar si era posible
que el águila volara. El naturalista la tomó en sus brazos suavemente
y le dijo: “Tú perteneces al cielo, no a la tierra. Abre las alas y vuela”.
 
El águila sin embargo, estaba confusa; no sabía qué era y,
al ver a los pollos comiendo, saltó y se reunió con ellos de nuevo.
 
 
Sin desanimarse, el naturalista llevó al águila al tejado de la casa
y le animó diciéndole: “Eres un águila. Abre las alas y vuela”.
Pero el águila tenía miedo y saltó una vez más en busca
de la comida de los pollos.
 
El naturalista el tercer día, sacó el águila del corral y la llevó
a una montaña. Una vez allí, alzó al rey de las aves y le animó diciendo:
“Eres un águila. Eres un águila. Abre las alas y vuela”.
 
El águila miró alrededor, pero siguió sin volar. Entonces, el naturalista
la levantó directamente hacia el sol; el águila empezó a temblar,
a abrir lentamente las alas y, finalmente con un grito triunfante,
voló alejándose en el cielo.
 
Que nadie sepa, el águila nunca ha vuelto a vivir vida de pollo.
Siempre fue un águila, pese a que fue mantenida y domesticada
como un pollo.
 
(James Aggrey)
 
“Tú perteneces al cielo, no a la tierra. Abre las alas y vuela”. 
            
Era la primera vez que oía estas palabras aquel aguilucho
que toda la vida había vivido como un pollo.
Él tenía corazón y alas de águila, pero no lo sabía, porque
desde pequeño había vivido como pollo y nadie le había
infundido corazón de águila. Hasta que un día llegó alguien
que le animó a volar y … todo resultó fácil.
 
El cristiano es ciudadano del cielo. Tiene corazón de cielo,
pero muchas veces se ha acostumbrado a las cosas de la tierra.
Tanto se le ha pegado el polvo del camino, que se ha olvidado
de que existe otra patria, la definitiva. Por eso necesita de alguien
que le ayude a educar el corazón, para que éste pueda amar
y dejarse guiar por la luz divina.
 
Soñar con Dios
 
“Siempre ande deseando a Dios y aficionando a Él su corazón”,
decía San Juan de la Cruz. Del deseo brota el amor, y según
sea el amor, así crecerá el cuidado y la dedicación por lo que se ama.
Y si se busca y se ama a Dios, todas las otras necesidades pasarán
a un segundo plano.
 
Para amar a Dios se necesita dejar a un lado lo que va en contra
de ese amor, pues “los bienes inmensos de Dios no caben ni caen
sino en corazón vacío y solitario” (San Juan de la Cruz, Carta a Leonor
de San Gabriel, de 8 de Julio de 1589).
 
“Tú perteneces al cielo, no a la tierra.” Abre tu corazón al Señor y vuela.
Todos hemos sido creados para volar, para dar un salto más alto,
más bajo, con más o menos miedo, porque se nos ha dado
un corazón para volar.
 
P. Eusebio Gómez Navarro OCD
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...