29 abr. 2013

En Mayo con María - Reflexión y Flor Día 1


Comienza el mes con la memoria de San José Obrero. Parece un buen auspicio porque ninguno ha amado a la Virgen como San José. Ninguno como él se sentía indigno de estar junto a ella. Desde el momento de la visión del ángel se puso literalmente al servicio de María y de su divino Hijo. Los defendió, protegió, ayudó con su trabajo.



Mi Compañera

"Nuestra Señora -decía Teresa de Calcuta- me acompaña en todos los viajes; la llamo mi Compañera desde que un día, en Berhampur, le dije al capellán de las Hermanas que me regalase una imagen de María Milagrosa con las manos abiertas, derramando gracias sobre el mundo. Aceptó encantado, embaló la imagen y la llevó a la estación. Era una imagen muy grande, casi de tamaño natural, así que el jefe de estación quería que la facturase y pagase la correspondiente tarifa. Pero yo tenía un pase en los ferrocarriles para mí y una compañera, así que le dije: "ésta es mi compañera..." y me dejó viajar con la imagen sin pagar nada por ello. Desde entonces, la Virgen me acompaña siempre en mis desplazamientos. Nunca viajo sola"

Es ahora cuando puedes hablar con Santa María. Si quieres puedes empezar diciéndole lo escrito a continuación; luego comenta algo más con Ella.

María, siempre, pero de modo muy especial en este mes de mayo, necesito que me acompañes, que estés conmigo todo el día. Me gustaría darme más cuenta de que realmente te tengo a mi lado en todo momento; aprovecharé -si me ayudas- cada imagen tuya que vea para decirte algo, recordarlo y contar contigo. Gracias, "Compañera".

 
Texto escrito por José Pedro Manglano Castellary (Sacerdote)



A Ti Madre, que eres ensalzada y venerada por los siglos de los siglos, te presento la flor preferida de la literatura y las artes: la cala.
 
Simboliza, además, la pureza y la dulzura que todo el que te contempla y te reza quisiera alcanzar para sí mismo y para los que le rodean.
 
La cala simboliza la quietud y la firmeza. Ofrecemos a María nuestro deseo de permanecer sólidos en nuestros criterios cristianos. Que nada ni nadie perturbe la paz que encontramos al sentir muy cerca la presencia de Dios en los acontecimientos de nuestra vida.
 
La cala, en este día del trabajo, quiere ser petición por aquellos que trabajan y por aquellos otros que viven angustiados en la búsqueda de un empleo. Que San José, con su vara que representa la autoridad y la experiencia, la firmeza y la serenidad, nos acompañe en este mes de mayo.
 


 

“Si sólo trabajamos por nuestros bienes materiales,
nos estamos construyendo nuestra propia cárcel”

(A. Saint Exupéry)

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho la reflexión del primer día de mayo, mes de las flores, mes de María.
    Que además de esas flores hermosas nacidas de la gran variedad que el Creador nos regaló, le ofrezcamos cada uno de nosotros, la flor de un presente salido de nuestro corazón, que puede consistir en una buena acción, que cada día ofrezcamos a la Virgen, en ayuda de nuestro prójimo, de tal manera, que produzca alegría en aquel al que ayudamos. Franja.

    ResponderEliminar

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...