31 oct. 2013

Oraciones por las Benditas Ánimas del Purgatorio



ORACIÓN PARA LA LIBERACIÓN DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO,
PENETRÁNDOSE EN LOS SENTIMIENTOS
DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES,
 CUANDO ELLA RECIBIÓ EN SUS BRAZOS A SU DIVINO HIJO


 ¡Oh Fuente Inagotable de Verdad, cómo estáis tan agotada!
 ¡Oh Sabio Doctor de los hombres, cómo te has vuelto mudo!
¡Oh Esplendor de la Luz Eterna, cómo estáis tan apagado!
 ¡Oh Amor Verdadero, cómo tu hermosa figura se ha deformado!
¡Oh Altísima Divinidad, cómo me haces ver a mí en una tan grande pobreza!
 ¡Oh Amor de mi corazón, cuán grande es Tu bondad!
¡Oh Delicia de mi corazón, cuán excesivos y múltiples han sido tus dolores!
 Señor mío Jesucristo, Tú que tienes en común con el Padre y el Espíritu Santo una sola y misma naturaleza,
ten piedad de toda criatura y principalmente de las almas del Purgatorio.
 Amén.
NOTA EXPLICATIVA - Esta oración fue aprobada por el Papa Inocencio XI (Papa de 1676 a 1689) que concedió la liberación de QUINCE ALMAS del Purgatorio cuantas veces se rece dicha oración).
 - Los Papas Clemente III (Papa de 1187 a 1191) y Benedicto XIV (Papa de 1724 a 1730) la enriquecieron con Indulgencia Plenaria.
- S.S. Pío IX (1792-1878; Papa desde 1846) confirmó esas disposiciones y agregó 100 días de indulgencia.
Se recomienda vivamente REZARLA TODOS LOS DÍAS E IMPLORAR GRACIAS PARTICULARES O ESPECIALES A CADA UNA DE LA QUINCE ALMAS LIBERADAS CADA VEZ.



ROSARIO "ANIMAS BENDITAS"


PRIMER MISTERIO
Os suplicamos, Señor, saquéis tantas almas del purgatorio y convirtáis tantos pecadores, cuantas fueron las sensaciones de dolor que sufrió vuestro amantísimo corazón y el de vuestra Purísima Madre, en la noche de vuestra dolorosa Pasión y cruel agonía en el huerto de las Olivos.
Y vosotras, almas santas, alcanzadnos del Señor las gracias que deseamos conseguir por intercesión de la Santísima Virgen, saludándola diez veces con la jaculatoria. ¡Oh María! sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.
 
SEGUNDO MISTERIO
Os suplicamos, Señor, saquéis tantas almas del purgatorio y convirtáis tantos pecadores, cuantas fueron las sensaciones de dolor que sufrió vuestro amantísimo corazón y el de vuestra Purísima Madre con el tormento de los crueles azotes que sufristeis amarrado a una columna.
Y vosotras, almas santas, alcanzadnos del Señor las gracias que deseamos conseguir por intercesión de la Santísima Virgen, saludándola diez veces con la jaculatoria. ¡Oh María! sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos.
 
TERCER MISTERIO
Os suplicamos, Señor, saquéis tantas almas del purgatorio y convirtáis tantos pecadores, cuantas fueron las sensaciones de dolor que sufrió Vuestro amantísimo Corazón y el de vuestra Purísima Madre con la cruel coronación de espinas, burlas y escarnios.
Y vosotras, almas santas, alcanzadnos del Señor las gracias que deseamos conseguir por intercesión de la Santísima Virgen, saludándola diez veces con la jaculatoria. ¡Oh María! sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.



CUARTO MISTERIO
Os suplicamos, Señor, saquéis tantas almas del purgatorio y convirtáis tantos pecadores, cuantas fueron las sensaciones de dolor que sufrió vuestro amantísimo corazón y el de vuestra Purísima Madre en el encuentro de la calle de la Amargura caminando con pesada cruz de nuestros pecados.
Y vosotras, almas santas, alcanzadnos del Señor las gracias que deseamos conseguir por intercesión de la Santísima Virgen, saludándola diez veces con la jaculatoria. ¡Oh María! sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.
 
QUINTO MISTERIO
Os suplicamos, Señor, saquéis tantas almas del purgatorio y convirtáis tantos pecadores, cuantas fueron las sensaciones de dolor que sufrió vuestro amantísimo corazón y el de vuestra Purísima Madre en las tres horas de mortal agonía y afrentosa muerte en la Cruz.
Y vosotras, almas santas, alcanzadnos del Señor las gracias que deseamos conseguir por intercesión de la Santísima Virgen, saludándola diez veces con la jaculatoria. ¡Oh María! sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.





ORACIÓN DE RECOMENDACIÓN
DEL ALMA A CRISTO


Señor, te encomendamos el alma de tu siervo(a) ... (mencione su nombre) 
y te suplicamos, Cristo Jesús, Salvador del mundo, y por la intercesión de la Santísima Virgen, que no le niegues la entrada en el regazo de tus patriarcas, ya que por ella bajaste misericordiosamente del cielo a la tierra.


Reconócela, Señor, como criatura tuya; no creada por dioses extraños, sino por ti, único Dios vivo y verdadero, porque no hay otro Dios fuera de Ti ni nadie que produzca tus obras.


Llena, Señor, de alegría su alma en tu presencia y mira con misericordia sus pecados pasados y de los excesos a que la llevó el ímpetu o ardor de la concupiscencia.


Porque, aunque haya pecado, jamás negó al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo; antes bien, creyó, fue celoso de la honra de Dios y adoró fielmente al Dios que lo hizo todo.



Oración a Nuestra Señora Auxiliadora de las almas del purgatorio. 

Oh Gloriosa Virgen María, creemos que Dios os dio todas las gracias para suavizar las penas de las almas del purgatorio e
incluso para liberarlas, por eso acudimos a vos con confianza.

Oh Virgen María, venimos a llamar a la puerta de vuestro corazón maternal. Mirad las penas que enduran estas almas en el fuego purificador, mirad los tormentos de estas almas privadas de la visión de Dios, que Le vieron un corto instante, mirad la impotencia de estas para procurarse el mínimo alivio, mirad su resignación y su sumisión a la justicia divina.

Oh Madre de misericordia, os suplicamos,
visitéis estas pobres almas y les deis alivio y consuelo.

Oh Virgen poderosa, cuyos meritos so inmensos,
abreviad el tiempo de su expiación.

Oh Reina del cielo, nos atrevemos a pediros que liberéis 
todas las almas posibles, a cada una de vuestras visitas.

O Madre de bondad, os rogamos mas especialmente
por las almas olvidadas del purgatorio.
Amén



Oración a San Miguel Arcángel por las Almas del Purgatorio

Gran San Miguel, que Dios encargó de introducir en el cielo las almas
de los elegidos, te ruego por todos aquellos que quise y que ya no están.

Dignaos visitarles, asistirles y socorrerles en medio de las llamas que les queman, en la oscura prisión donde están.

Haced que Dios las admita lo más pronto posible
en el lugar del enfriamiento, de la luz y de la paz.

Y cuando venga para mi alma, la hora de bajar a esa oscura estancia, os conjuro, interceder por ella y venid ayudarla.
Amén.


Oración al Santo Cura de Ars por las Benditas Ánimas del Purgatorio


O Santo Cura de Ars, que Dios todopoderoso y misericordioso
te hizo admirable por tu celo apostólico y tu constante devoción a la oración y penitencia, obten de todos los sacerdotes, la misma virtud y celo apostólico.


Vos, que tuvisteis un corazón puro, interceded por todos los sacerdotes, para que conserven sin mancha el carácter de su ordenación.

Que obtengan y mantengan una admirable devoción a las Ánimas Benditas del purgatorio, y se dignen en ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa por ellas durante toda su vida.


Que sean un ejemplo de firmeza en la fe e intrépidos en la propagación del Reinado de Nuestro Señor en la tierra.


Que propaguen sin desfallecer la Verdad revelada, y que extiendan entre sus feligreses el amor a la oración, en particular por las almas del purgatorio.


Os pedimos humildemente por vuestra intercesión,  que a través de nuestras oraciones, podamos aliviar las almas del purgatorio, en particular la de los sacerdotes, obispos y papas que aún permanecen en él.


Por Cristo Nuestro Señor. Amén.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...