27 abr. 2012

Oración: Tu Humildad, Señor



 Es difícil, Señor, al seguirte cada día
no desear aquello que, Tú, me invitas a dejar.
Viniste pequeño, nos dijiste que en la pequeñez
residía la grandeza y el tesoro del amor.
Más, pasan los años y los siglos, Señor
y, los hombres, nos empeñamos en ser grandes.
Altos, para alcanzar el cielo.
Ricos, para tenerlo todo.
Fuertes, para sentirnos invencibles.
Dueños, para tener siervos.
Pero, la humildad, Señor,
nos cuesta recibirla, entenderla y comprenderla.
Preferimos la exaltación a la humillación
Los primeros puestos, a los últimos.
El aplauso, a la crítica.
El reconocimiento, al silencio.
El homenaje, a la indiferencia.
¡Cuánto cuesta, Señor, vivir tu humildad!
Vivir sin meter demasiado ruido.
Abrazar la cruz sin decir demasiadas palabras.
Hablar de Ti, aunque nos cueste un llanto.
Proclamar tu bondad, frente a otros amores.
¡Ayúdame, Señor, a descender de las cumbres!
A sentirme a gusto siendo humano,
tu amigo, tu testigo…y tu hermano.
Hazme comprender, mi humildad divina,
la que me hace tenerte como lo más magnánimo
y, la humildad humana,
la que me permite acercarme a los necesitados.
Y aunque cueste, Señor,
que sea un cristal –transparente y limpio-
a través del cual Tú entres en mi vida.
Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...