30 jun. 2013

Reflexión: ¡Y Dios dijo, no!


Le pedí a Dios que me quitara mi orgullo, y dijo "No".
Me dijo que no era algo que Él tuviera que quitarme,
sino que yo tenía que entregar.

Le pedí a Dios que me concediera paciencia, y dijo "No".
Me dijo que la paciencia es fruto de la tribulación,
no se concede, se conquista.

Le pedí a Dios que me diera felicidad, y dijo "No".
Me dijo que Él da bendiciones,
que la felicidad depende de mí.

Le pedí a Dios que me evitara el dolor, y dijo "No".
Me dijo que el dolor y el sufrimiento me apartan
de las preocupaciones mundanas y me acercan más a Él.

Le pedí a Dios que me hiciera crecer mi espíritu, y dijo "NO".
Me dijo que debo crecer personalmente, pero que Él
me podía de vez en cuando podar.

Le pregunté a Dios si me amaba, y dijo "Sí".
Me dijo que había dado a su único Hijo
y que había muerto por mí, y que un día estaría
en el Paraíso porque tengo Fe.

Le pedí a Dios que me ayudara a Amar a otros,
como Él me ama, y dijo:
"Por fin estás comenzando a entender"

Claudia Minden Welsz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...