2 abr. 2015

Reflexión de nuestro Obispo D. Luis para este Jueves Santo: JUEVES SANTO “DÍA DEL AMOR FRATERNO”


JUEVES SANTO “DÍA DEL AMOR FRATERNO”

(Semana Santa de 2015)

Es en esta celebración de la pascua judía cuando Jesús se reúne con sus discípulos para despedirse de ellos en la cercanía de su pasión, muerte y resurrección. Y es este el momento por Él escogido para la institución de la Eucaristía.

«Sacramento de la caridad, la Santísima Eucaristía es el don que Jesucristo hace de sí mismo, revelándonos el amor infinito de Dios  por cada hombre. En este admirable Sacramento se manifiesta el amor «más grande», aquel que impulsa a «dar la vida por los propios amigos» (cf. Jn 15,13)1.

La Eucaristía es el sacramento de los sacramentos, porque contiene al mismo Cristo. Mientras los demás sacramentos comunican la gracia, la Eucaristía comunica al mismo Cristo. «En la Eucaristía Jesús nos  hace testigos de la compasión de Dios por cada hermano y hermana. Nace así, en torno al Misterio Eucarístico, el servicio de la caridad para con el prójimo, que consiste justamente en que, en Dios y con Dios, amo también a la persona que no me agrada o ni siquiera conozco»2.

Para las primeras comunidades cristianas vivir la Eucaristía era el corazón de la vida cristiana; celebraban y vivían eucarísticamente. Así también nosotros estamos llamados a eucaristizar nuestra vida. En palabras de san Juan Pablo II: «Las palabras de la institución de la Eucaristía no deben ser para nosotros únicamente una fórmula consagratoria, sino también una “fórmula de vida”»3.   

La celebración de este Jueves Santo viene enmarcada en un contexto de crisis global. Una crisis que afecta a todos, personas e instituciones, y que de forma dramática tiene su  repercusión en las clases sociales más pobres. La Eucaristía nunca nos aísla, siempre nos proyecta hacia los demás, porque implica y toca con su acción a toda la humanidad. Por ello, una celebración eucarística no manifestaría la verdad que contiene si no conduce  al encuentro con el amor de Dios. «Los gestos de compartir crean comunión, renuevan el tejido  de las relaciones interpersonales, inclinándolas a la gratuidad  y al don,  y permiten la construcción de la civilización del amor»4. «Estar en comunión con Jesucristo, nos hace participar en su ser «para todos», hace que este sea nuestro modo de ser. Nos compromete a favor de los demás, pero sólo estando en comunión con Él podemos realmente llegar a ser para los demás, para todos»5. Resulta inconcebible celebrar la Eucaristía desde la exclusión, la prepotencia, el despilfarro, la ostentación o el poder que da la fama o el dinero. ¡Esto no es la Eucaristía del Señor!, diría San Pablo. «La Eucaristía impulsa a todo el que cree en Jesucristo a hacerse «pan partido» para los demás, y por tanto,  a trabajar por un mundo más justo y fraterno»6.

En este entrañable día del Jueves Santo, dejemos que el Espíritu actúe  en nuestro interior, nos haga partícipes del Amor de Dios y nos ayude, como dice el Papa Francisco en su mensaje de Cuaresma, a «tener un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no  caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia».


                                                          Luis Quinteiro Fiuza
                                                            Obispo de Tui-Vigo


1. Benedicto XVI, Sacramentum caritatis,1
2. Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 88
3. Juan Pablo II, Jueves Santo 2000
4. Benedicto XVI, discurso en la apertura del congreso de la diócesis de Roma sobre el tema  “La Eucaristía dominical y el testimonio de la caridad” junio 2010.
5.  Benedicto XVI, Spe salvi, 28

6.  Benedicto XVI, Sacramentum caritatis 88

Fuente: http://www.diocesetuivigo.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar no tengas inconveniente. Solo te ruego que seas educado y no uses nunca palabras soeces ni injuriosas. En caso contrario tendría que anularlo a continuación. Muy agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...