26 nov. 2014

Oración - Reflexión sobre Adviento


Ya es hora de despertar.
Ya es hora de abrir los ojos.
Ya es hora de ver la luz.
Ya es hora de levantarse.
Ya es hora de reconocer la aurora.
Ya es hora de contemplar la Salvación.
Ya es hora de percibir lo nuevo.
Ya es hora de descubrir  la presencia de Dios.
Ya es hora de aceptar la Salvación.
Ya es hora de hacer un sitio a Dios.
Ya es hora de decir SÍ a Dios.
Ya es hora de dejar el pesimismo.
Ya es hora de poner manos a la obra de Dios.
Ya es hora de comprometerse un poco más.
Ya es hora de que la NAVIDAD sea la NAVIDAD.
Ya es hora de dejar las tinieblas.
Ya es hora de abrir las puertas cerradas.
Ya es hora de cumplir nuestra palabra.
Ya es hora de romper el miedo.
Ya es hora de mirar al cielo y descubrir la estrella.
Ya es hora de despertar y caminar con esperanza.
Ya es hora de pensar que la LUZ viene a nosotros.
¿No veis que Dios lo llena todo?
¿No veis que DIOS está naciendo en cosas sencillas?
¿No sentís que todo nos habla de DIOS?
¿No sentís que DIOS llama a nuestra puerta?
¿No sentís que DIOS tiene su sitio aquí?
¿No sentís que la NAVIDAD depende también de vosotros?


Fuente: http://www.javierleoz.org/

Oración Primer Domingo de Adviento de Javier Léoz


SÍ; ME LO DIJERON, SEÑOR 
Que en el bienestar y en el tener,
encontraría el futuro y mi seguridad.
Pero, cada día que pasa,
veo que soy menos que ayer
y que, en muchos momentos,
siento que no soy ni dueño de mí mismo.
Que los acontecimientos caminan muy deprisa.
Que la apariencia y la superficialidad es pan que sacia
pero un algo que siempre me falta.

SÍ; ME LO DIJERON, SEÑOR
Que el horizonte era marcado exclusivamente
por la brújula del ingenio humano,
y que, en ese paisaje, poco o nada
Tú, Señor, tenías que ver.
Pero, cada día que pasa,
compruebo que el hombre es un barco a la deriva
y que, empeñado en ser “super-dios”
corre el riesgo de dejar de ser lo que es: hombre.

ME LO DIJERON, SEÑOR
Que no hay fuerza que venga de lo alto
que todo lo que somos y tenemos
es fruto del azar o de la pura casualidad.
Pero, cada día que pasa,
siento que algo va a ocurrir;
que Alguien tiene que echar una mano
que Alguien tiene que intervenir
para que, la tierra, no sea un brasero de cenizas.

ME LO DIJERON, SEÑOR
Por ello mismo, porque espero en Ti, Señor
¡Ven! ¡Ven y sálvanos!
Y, a este mundo –roto, gélido y vehemente-
regálanos un poco de esperanza y de ilusión
 con tu llegada en Belén.

Amén.

Javier Leoz

Ideas para vivir el Adviento



Esta es una época del año en la que estamos “bombardeados” por la publicidad, todo esto puede llegar a hacer que nos olvidemos del verdadero sentido del Adviento.

La palabra latina "adventus" significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

Durante el tiempo de Adviento se puede escoger alguna de las opciones que presentamos a continuación para vivir cada día del Adviento y llegar a la Navidad con un corazón lleno de amor al niño Dios.


1. Pesebre y pajas:

En esta actividad se va a preparar un pesebre para el Niño Dios el día de su nacimiento. El pesebre se elaborará de paja para que al nacer el niño Dios no tenga frío y la paja le dé el calor que necesita. Con las obras buenas de cada uno de los niños, se va a ir preparando el pesebre. Por cada buena obra que hagan los niños, se pone una pajita en el pesebre hasta el día de la celebración del nacimiento de Cristo.

2. Vitral del Nacimiento:

En algún dibujo en el que se represente el Nacimiento se puede ir coloreando alguna parte de éste, cada vez que lleven a cabo una obra buena, para irlo completando para la Navidad.

3. Calendario Tradicional de Adviento:

En esta actividad se trata de hacer un calendario de Adviento en donde marquen los días del Adviento y escribir sus propósitos a cumplir. Pueden dibujar en la cartulina el día de Navidad con la escena del nacimiento de Jesús. Diario revisarán los propósitos para ir preparando su corazón a la Navidad. Este calendario lo podrán llevar a la Iglesia el día de Navidad si así lo desean.

Se sugieren los siguientes propósitos:

1. Ayudaré en casa en aquello que más me cueste trabajo.

2. Rezaré en familia por la paz del mundo.

3. Ofreceré mi día por los niños que no tienen papás ni una casa donde vivir.

4. Obedeceré a mis papás y maestros con alegría.

5. Compartiré mi almuerzo con una sonrisa a quien le haga falta.

6. Hoy cumpliré con toda mi tarea sin quejarme.

7. Ayudaré a mis hermanos en algo que necesiten.

8. Ofreceré un sacrificio por los sacerdotes.

9. Rezaré por el Papa.

10. Daré gracias a Dios por todo lo que me ha dado.

11. Llevaré a cabo un sacrificio.

12. Leeré algún pasaje del Evangelio.

13. Ofreceré una comunión espiritual a Jesús por los que no lo aman.

14. Daré un juguete o una ropa a un niño que no lo tenga.

15. No comeré entre comidas.

16. En lugar de ver la televisión ayudaré a mi mamá en lo que necesite.

17. Imitaré a Jesús en su perdón cuando alguien me moleste.

18. Pediré por los que tienen hambre y no comeré dulces.

19. Rezaré un Ave María para demostrarle a la Virgen cuanto la amo.

20. Hoy no pelearé con mis hermanos.

21. Saludaré con cariño a toda persona que me encuentre.

22. Hoy pediré a la Santísima virgen por mi país.

23. Leeré el nacimiento de Jesús en el Evangelio de S. Lucas 2, 1-20.

24. Abriré mi corazón a Jesús para que nazca en él.

4. Novena de Navidad:

Esta es una época del año en la que vamos a estar “bombardeados” por la publicidad para comprar todo tipo de cosas, vamos a estar invitados a muchas fiestas. Todo esto puede llegar a hacer que nos olvidemos del verdadero sentido del Adviento. Esforcémonos por vivir este tiempo litúrgico con profundidad, con el sentido cristiano.
De esta forma viviremos la Navidad del Señor ocupados del Señor de la Navidad.
Por: Tere Vallés | Fuente: Catholic.net

22 nov. 2014

Estampas con Jaculatorias para decir a Nuestra Madre María

Día 1:



Día 2:



Día 3:



Día 4:



Día 5:



Día 6:



Día 7:


31 VISITAS A MARIA SANTISIMA DE SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

Día 8:



Día 9:



Día 10:



Día 11:



Día 12:



Día 12:





http://www.gabitos.com/

http://vidas-santas.blogspot.com.es/
http://tarjetasyoracionescatolicas.blogspot.com.es/

20 nov. 2014

Decálogo de Adviento


1) Si eres pobre: ¡Alégrate de corazón! Ha nacido un Niño pobre en un portal, frágil y débil, envuelto en pobres pañales, recostado sobre pajas en un pesebre. Prepara tus caminos y también la Navidad, con el alma limpia y con ganas de paz.


2) Si eres joven: ¡Corre a su encuentro! Ha venido para salvarnos. No podemos quedarnos pasivos y de brazos cruzados. Él está siempre muy cerca. Ha salido agua en el desierto y todo está verde como una pradera. Entra en tu interior y cambia tu vida vacilante y rutinaria por una entrega gozosa y alegre. No te canses y saca fuerzas para caminar al encuentro del Señor.


3) Si eres adulto: ¡Lucha por altos ideales! Estamos en el punto central de la esperanza cristiana que nos da el sentido de la Historia inaugurada por el nacimiento de Cristo. No debe cogernos de sorpresa como ocurrió a los judíos hace 20 siglos. Si viene Cristo, el reino que Él predicaba aparecerá ante nosotros con fuerza y empezará a hacerse realidad creciendo cada día hasta llenarlo todo para llegar a la plenitud.


4) Si eres anciano: ¡Recoge el consejo de los años! Nuestra vida actual con Cristo es una marcha en la noche de la cual vamos haciendo la meta final que se abre con una aurora de eternidad. Jesús ha prometido a sus discípulos volver para instaurar el reino triunfal y definitivo de su Padre. El Adviento es una anticipación de ese último día. Siempre puede ser Navidad.


5) Si eres religioso o religiosa: ¡Él es el Esposo! Lo decimos, lo cantamos, lo rezamos, lo gritamos. Queremos y amamos tu presencia salvadora. El que todo lo puede llenar de dicha, de plenitud, es Jesús. Él es, consciente o inconscientemente, objeto de todos los grandes deseos humanos. De día y de noche, esperamos al Esposo que llega, como Santa María del Adviento, esperó con inefable amor de Madre.


6) Si eres sacerdote: ¡Admira y contempla! Nuestro Señor que nació en Belén nace cada día en el Altar hasta que vuelva. Entre el pasado y el futuro se sitúa la presencia de Cristo en su cuerpo total que es la Iglesia. Por la Iglesia, Cristo interviene en la historia de los hombres y por ella penetra progresivamente en el mundo. Cristo viene a las almas por medio de la gracia en los Sacramentos, especialmente por la celebración Eucarística.


7) Si eres misionero: ¡Anuncia al Salvador! El Señor con su nacimiento ilumina a los que andan en tinieblas y en sombras de muerte. Abaja los montes y las colinas de nuestro orgullo y levanta los valles de nuestros desánimos y cobardías. Destruye los muros del odio que divide a las naciones y allana los caminos de la concordia entre los hombres. Ábrase la tierra y brote la salvación y con ella germine la justicia.


8) Si estás enfermo: ¡Él puede curarte! Por muy hundidos que estemos tenemos la secreta esperanza que de un modo o de otro encontraremos la salvación, porque Dios piensa en nosotros y nos ama hasta el punto de darnos una y otra vez a su Hijo Unigénito. Con Él no hay heridas, ni soledades, ni llanto, ni tristeza, ni ansiedades, es Padre de los pobres y consuelo de los afligidos.


9) Si eres padre o madre: ¡No te canses de esperar! María y José esperando y preparándose para el nacimiento de Jesús, tuvieron que ponerse en camino hacia Belén, con dolor y alegría, con dificultad, rezando y hablando, llenos de confianza. Siempre unidos. Se les cerraron las puertas y se fueron a buscar donde pudiese nacer Jesús. Cuando se espera un hijo en la tierra nace un estrella en el cielo y los ángeles cantan alegres la paz del hombre en el mundo.


10) Si eres cristiano: ¡Reza con nosotros Señor! Todo se ha cumplido. El Señor es más fuerte que el mal para librarnos de todas las desgracias que encierra el pecado. Hemos de permanecer alerta, y preparar nuestros corazones, para que el nacimiento de su Hijo nos salve, ilumine las tinieblas de nuestro espíritu, escuche nuestras súplicas, nos asista con su gracia y celebremos el misterio de la Encarnación y nacimiento de Cristo.

EPÍLOGO: 
Te deseo que llegues a la Navidad, 
fiesta de gozo y salvación 
y la celebres con alegría desbordante 
y vivas el misterio con corazón humilde, 
adorando al que es el Señor del universo y de la historia.

Fuente: http://reflejosdeluz11.blogspot.com.es/

15 nov. 2014

Corazón que arde de la Beata Teresa de Calcuta



Un corazón lleno de alegría es resultado de un corazón que arde de amor. La alegría no es solo cuestión de temperamento, siempre resulta difícil conservar la alegría, motivo mayor para tratar de adquirirla y de hacerla crecer en nuestros corazones.

La alegría es oración; la alegría es fuerza; la alegría es amor. Da más quien da con alegría.

A los niños y a los pobres, a todos los que sufren y están solos, bríndales siempre una sonrisa alegre; no solo les brindes tus cuidados sino también tu corazón.

Tal vez no podamos dar mucho, pero siempre podemos brindar la alegría que brota de un corazón lleno de amor.

Si tienes dificultades en tu trabajo y si las aceptas con alegría, con una gran sonrisa, en este caso, como en muchas otras cosas, verás que tu bien sí funciona.

Además, la mejor manera de mostrar tu gratitud está en aceptar todo con alegría.

Si tienes alegría, esta brillará en tus ojos y en tu aspecto, en tu conversación y en tu contento. No podrás ocultarla porque la alegría se desborda.

La alegría es muy contagiosa. Trata, por tanto, de estar siempre desbordando de alegría donde quiera que vayas.

La alegría, ha sido dada al hombre para que se regocije en Dios por la esperanza del bien eterno y de todos los beneficios que recibe de Dios. Por tanto, sabrá como regocijarse ante la prosperidad de su vecino, como sentirse descontento ante las cosas huecas.

La alegría debe ser uno de los pivotes de nuestra existencia, es el distintivo de una personalidad generosa. En ocasiones, también es el manto que cubre una vida de sacrificio y entrega propia. La persona que tiene este don muchas veces alcanza cimas elevadas. Él o ella es como el sol en una comunidad.

Deberíamos preguntarnos: "¿En verdad he experimentado la alegría de amar?" el amor verdadero es un amor que nos produce dolor, que lastima y, sin embargo, nos produce alegría. Por ello debemos orar y pedir valor para amar.

Quien Dios te devuelva en amor todo el amor que hayas dado y toda la alegría y la paz que hayas sembrado a tu alrededor, en todo el mundo.

Corazón que arde
Autora: Madre Teresa de Calcuta

Fuente: blogcatolicogotitasespirituales

13 nov. 2014

Para amar - Reflexión



Para Amar hay que estar dispuesto
y disponible para dar.
Dar tiempo, eso que nunca sobra,
de allí de tu preciado tiempo sacarás
para dar y bendecir al otro
con lo que era tuyo.

Para amar hay que dar atención,
no solo tiempo, porque se puede estar sin estar,
en presencia, pero no de corazón,
por lo que prestaremos atención a quien amamos,
escucharemos con atención, le miraremos a los ojos,
como que si no existiera más nadie en este mundo.

Para amar hay que dar dinero,
requerirá muchas veces un esfuerzo,
más que palabras, invertir en esa relación
que quieres cultivar, puede ser hasta dinero
que estás dejando de ganar, al tomar el tiempo
para compartir con ese ser amado.

Para amar hay que dar palabras,
las frases de aliento, de amor, de elogio,
de admiración, quedan en el tiempo cuando todo
lo demás se va, en la mente son memorables,
en el corazón inolvidables.

Para amar hay que cubrir necesidades,
suplir lo que al otro le hace falta,
aún cuando yo lo necesite, ver la necesidad
del otro y dar sin esperar nada a cambio.



Para amar hay que hacer regalos,
no tienen que ser grandes cosas
pueden ser detalles que se recordarán,
más que el regalo es la intención
y la actitud de quien lo da,
es el amor con que se da.

Para amar hay que expresar afecto,
una palabra que se recuerde,
que nunca se olvide, que selle la relación,
que bendiga y fortalezca.

Para amar hay que tocar al otro
con el actuar, si no hay amor es simplemente
un sonido sordo en este mundo insípido y frío,
actúa con amor, toca el corazón.
Para amar hay que dar.
Si has conocido a Dios amarás dando
porque Dios es amor y lo dio todo
por ti y por mí.

Autora: Mery Bracho

Gracias María del Valle por enviarnos desde Argentina esta reflexión.

9 nov. 2014

Acompañamos a nuestro obispo D. Luis con oraciones

Los niños de Santa María de Baredo hemos estado rezando por nuestro obispo D. Luis. Deseamos que se recupere pronto. Que Nuestra Madre, la Virgen de la Cela le proteja y esperamos verle pronto en nuestra parroquia.




fiuza

Señor, Jesús, depositamos ante Ti 
nuestras oraciones 
por nuestro obispo D. Luis. 

Pedimos a Nuestra Madre, la Virgen de la Cela
que interceda por él, pastor de nuestra diócesis, 
que lo cuide y lo proteja, deseándole una pronta recuperación.



Foto: Fuente: infovaticana

8 nov. 2014

Invocación a la confianza - Reflexión


Ayúdame Señor, a creer que detrás de las nubes está el Sol; que los desnudos árboles de otoño volverán a vestirse de hojas, si tengo la paciencia de esperar. 

Ayúdame Señor, a comprender que para alcanzar la cima de la montaña hay que atravesar el largo valle. Que la vela difunde su luz a base de consumirse poco a poco. 

Ayúdame Amado Señor, a desprenderme de las pretendidas seguridades que no puedo tener y que me hacen tan inseguro; ayúdame a comprender que mis temores aumentan mi inquietud y mi impaciencia. 

Ayúdame Señor, a aceptar mis limitaciones. 

Confío en Ti como un niño que se siente seguro en brazos de su madre. 

Ayúdame a caminar por donde no puedo ver sabiendo que Tú estás ahí conmigo. Amén.

Autor: A. Pangrazzi 
Fuente: http://blogcatolicogotitasespirituales.blogspot.com.es/

PASATIEMPOS PARA ADVIENTO: CRUCIGRAMAS Y SOPAS DE LETRAS




FUENTE: http://aprendemosencatequesis.blogspot.com.es/

7 nov. 2014

Plegarias a Nuestro Señor - D. Uxío Nerga

Tu  Reino, Señor, es banquete
manjares suculentos, vinos de solera,
fraterna reunión,
pobres  y marginados 
tienen un puesto reservado
en la mesa.
Que no falten los invitados  
pues hay sitio de sobra;
que  vengan y tomen asiento.
Que suene la música,  
comienza el baile.

 

Enséñame Señor el vivir dando fruto abundante:
Creyendo en ti, esperando todo de ti,
amándote a ti que eres el mismo Amor.
Enséñame a ser manso y humilde de corazón,
a no pretender grandezas que superen mi capacidad.
Dame fe en que tu mano poderosa guiará mi existencia.
Para que te reconozca a ti como la fuente de la vida
donde pueda saciar las ansias más recónditas que anidan en mi corazón.

 Barras


Despójame Señor.
Descálzame de toda seguridad.
Déjame estar a solas contigo, en el desierto,
en  la nada,
en  la libertad amarga.

Autor: D. Uxío Nerga

Desde O Sol Xa Saíu: GRACIAS. 
Para usted:

ramo de docena de rosas blancas



3 nov. 2014

Decálogo del Catequista


I. Cuidar mi vocación de catequista con la oración y la formación permanente. 


II. Estudiar y amar la Palabra de Dios como fuente principal de la catequesis. 

III. Crecer en el amor a Cristo, a la Iglesia y a cada hermano.

IV. Desarrollar mi vida espiritual con la vivencia de los sacramentos y la participación activa a favor de la comunidad cristiana. 

V. Dar testimonio de Cristo en toda circunstancia. 

VI. Trabajar en común unión con los sacerdotes y mis hermanos en la fe. 

VII. Preparar con seriedad y creatividad todos los encuentros catequísticos. 

VIII. Participar con entusiasmo en los encuentros de formación, de oración y de programación de las catequesis. 

IX. Servir con humildad y respeto, confiando más en la acción del Espíritu Santo que en mis méritos. 

X. Revisar y purificar mis motivaciones para evitar la rutina y la autosuficiencia.

Fuente: http://www.javierleoz.org/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...