30 abr. 2014

Mes de Mayo con María: aprendemos con sus ojos, su corazón, sus manos y sus pies

Los ojos de María


TUS OJOS, MARIA
Son grandes, porque quedaron embelesados
por el anuncio del Ángel.

Están limpios, por las lágrimas de emoción
en el Nacimiento de Cristo.

Son risueños, por la juventud y la hermosura
de Aquella que los lleva.

Son inquietos, 
porque nunca se cansan de mirar al Hijo.

Están sanos, porque siempre miraron
en la dirección adecuada.

No tienen tensión, porque saben cerrarse
ante Aquel que es descanso.

No tienen brizna alguna,
porque Dios los cuida con amor de Padre.

No están ciegos porque, al pie de la cruz,
los mantuviste despiertos.

No son insensibles, porque desde la cruz,
Jesús los llamó a ver a los hombres como a sus hijos.

No parpadean porque, ante la situación del mundo,
saben que han de estar bien abiertos.

No huyen, porque ante el mal tiempo,
han de ayudar a los demás a descubrir el horizonte.

El corazón de María


Tu corazón, María,
rebosa agradecimiento.

Tu corazón, María,
desborda de felicidad.

Tu corazón, María,
se siente engrandecido por la presencia de Dios.

Tu corazón, María,
ama incluso a aquellos que no te aman.

¡Danos, María!
Un corazón sencillo
para acoger a Dios.

Un corazón noble
para sincerarnos con Él.

Un corazón alegre
para sembrar la ilusión.

Un corazón desprendido
para no mirarnos a nosotros mismos.

Un corazón conciliador,
para no cerrarnos a los que nos rodean.

Y, si por lo que sea,
ves que nuestros corazones
están cerrados con potentes candados:
ven a nuestro encuentro, María,
y rompe los eslabones que nos impiden ser libres.

Las manos de María



El tiempo de Pascua, es el tiempo de la alegría. La Resurrección de Jesús ilumina el ser de nuestra vida cristiana.

Las manos de María, acogieron en el pesebre, a un Jesús que -siendo Niño- tenía la grandeza del mismo Dios.

Las manos de María, sostuvieron al pie de la cruz, a un Jesús que siendo fuerte se hizo débil por salvarnos.

El mes de mayo, ayudados por las MANOS DE MARIA, son días para abrir las nuestras y acoger el fruto de la Pascua: ¡Ha resucitado!

Las MANOS DE MARIA supieron acoger, acunar, cuidar, alimentar y -en los momentos de prueba- sostener el cuerpo de Jesús.

Hoy, además, con las manos de María, tenemos un recuerdo especial por los que trabajan. Por aquellos que saben ofrecer su esfuerzo y su tesón por completar y perfeccionar la creación de Dios.

¿Acogemos la Eucaristía con devoción y preparación?
¿Acunamos a los "nuevos cristos" que salen a nuestro encuentro?
¿Cuidamos la fe con una oración sólida, sistemática y convencida?
¿Alimentamos nuestro amor a Dios con nuestra confianza en Él?
¿Ofrecemos el trabajo que realizamos para gloria de Dios y bien de las personas?

 

TUS MANOS, MARÍA

Son grandes, porque en ellas,
todos cabemos.

Son pequeñas, porque en ellas,
se desborda el Misterio de Dios.

Son limpias, porque ellas,
no conocieron la corrupción.

Son delicadas, porque ellas,
acariciaron el tesoro más preciado: Jesús.

Son cuidadas, porque ellas,
fueron bendecidas desde el principio por Dios.

Son orantes, porque ellas,
supieron juntarse para alabar al Creador.

Son señales, porque ellas,
siempre nos enseñan el camino hacia Jesús.

Son decididas, porque ellas,
no se echaron atrás ante las dificultades.

Son amantes, porque ellas,
amaron con locura.

Los pies de María


TUS PIES, MARIA
Van al ritmo de tu pensamiento: tengo que salir.
Caminan con el timón de tu fe.
Sorprenden por la rapidez de tu disposición.
Avanzan sin tener más horizonte que el llegar para servir.

TUS PIES, MARIA
Apuntan en la dirección que Dios te marca.
Corren presurosos para no llegar tarde.
Se resienten cuando se detienen,
y sanan cuando peregrinan.

TUS PIES, MARIA
No saben estar en propia casa,
suspiran siempre otra donde Tú puedas estar,
otros a los que tú puedas lavar o curar.

TUS PIES, MARIA
No conocen el descanso ni la tregua,
siempre están en movimiento,
fecundamente avanzan,
constantemente se mueven
y sin pereza para dejar tu casa.

¿Cuál es, María, el secreto de tus pies?
¿No será acaso, María, los hermanos que te esperan?
¿No será, María, que no puedes permanecer sin hacer el bien?
¿No será, tal vez, que en los mil detalles es donde Tú disfrutas?

Gracias, María, por venir a visitarme.
Como tu prima Isabel
yo también necesito de tus atenciones:
mi corazón anhela una caricia de madre,
mis ideas necesitan ser ordenadas,
mi cabeza un regazo donde repostar un momento.

Gracias, María, por poner tus pies en dirección a mi humilde casa.
Amén

http://www.javierleoz.org/

Imágenes Mayo Mes de María

Mes de Mayo





mar8

mar10




mar6



mar7

29 abr. 2014

Almas del Purgatorio - Revelación a Santa Faustina Kowalska

 
Santa Faustina Kowalska, vidente que recibe de Jesús la devoción a la Divina Misericordia o el Jesús de la Misericordia, recibe abundantes visiones y revelaciones sobre el Purgatorio, totalmente consistentes con el magisterio de la Iglesia. Aquí reproducimos un hermoso texto donde Jesús revela el motivo de la existencia de Cielo, Infierno y Purgatorio, en una brevísima frase.
 
Del diario de Sor Faustina:
Poco después me enfermé, la querida Madre Superiora, me mandó de vacaciones junto con otras dos hermanas a Skolimów, muy cerquita de Varsovia. En aquel tiempo le pregunté a Jesús: ¿Por quién debo rezar todavía? Me contestó que la noche siguiente me haría conocer por quién debía rezar.
Vi al Ángel de la Guarda que me invitó a seguirlo. En un momento me encontré en un lugar nebuloso, lleno de fuego y había allí una multitud de almas sufrientes. Estas almas estaban orando con gran fervor, pero sin eficacia para ellas mismas, solo nosotros podemos ayudarlas. Las llamas que las quemaban, a mí no me tocaban.
 
Mi Ángel de la Guarda no me abandonó ni por un solo momento... Pregunté a estas almas, ¿Cuál era su mayor tormento? Y me contestaron unánimemente que su mayor tormento era la añoranza de Dios.
 
Vi a la Madre de Dios que visitaba a las almas en el Purgatorio. Las almas llaman a María “ La Estrella del Mar”. Ella les trae alivio.
 
Deseaba hablar más con ellas, sin embargo mi Ángel de la Guarda me hizo seña de salir. Salimos de esa cárcel de sufrimiento. Oí una voz interior que me dijo:
 
Mi Misericordia no lo desea,
pero la Justicia lo exige.
A partir de aquel momento
me uno más estrechamente
a las almas sufrientes.
 

28 abr. 2014

¿Qué son las Reliquias de los Santos?


Las Reliquias, las hay de 3 clases...

Reliquias, Primera Clase: En esta clasificación se encuentran los cuerpos de personas santas o cualquiera de sus partes integrantes, como miembros, cenizas y huesos.

Reliquias Segunda Clase: Son los objetos que han entrado en contacto físico con santos vivientes y han santificado por eso, los instrumentos que han tocado los santos (por ejemplo, los instrumentos con los que un mártir fue torturado, las cadenas que los limitaron, la ropa que él llevó, los objetos que él usó).

Reliquias Tercera Clase: Son los pedazos de tela que se ha tocado a una reliquia de la primera clase.

Imágenes de Reliquias de San Juan XXIII:



Imágenes de Reliquias de San Juan Pablo II:




Fuente: blogcatolicogotitasespirituales

Estampa Oración San Juan Pablo II


Estampa Oración San Juan XXIII



Fuente: rincondelaoracion

24 abr. 2014

27 de Abril: Canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II


SS Juan XXIII quien fue Papa entre 1958 y 1963, fue conocido como el Papa Bueno y SS Juan Pablo II, también Papa desde 1978 hasta el 2005, serán canonizados el próximo domingo, 27 de abril.

El mismo Juan Pablo II nos dejó una definición inmejorable sobre lo qué significa SER SANTO: 

 “La Santidad
 es la Alegría 
de hacer la voluntad de Dios” 

por eso es que todos estamos llamados a ser santos como ellos, a vivir con y para Dios, a escuchar y seguir con fidelidad a Jesús y siempre felices y con mucho ánimo, a pesar de las adversidades y dificultades que puedan surgir.

21 abr. 2014

Recursos Catequesis Cuadernillo de Pascua 2014 para imprimir Ciclo A



Fuente: educarconjesus

Magníficat escrito por Juan Pablo II



Juan Pablo II



Adora, alma mía, la gloria de tu Señor,
el Padre de la gran Poesía, tan lleno de bondad.

Él fortificó mi juventud con ritmo admirado,
mi canto, en yunque de roble, ha forjado.

Resuena, alma mía, con la gloria de tu Señor,
Hacedor del Saber angelical, benévolo Hacedor.

Apuro hasta los bordes la copa de vino, con gratitud,
en Tu fiesta celestial –cual un siervo orante–,
porque embelesaste extrañamente mi juventud,
porque de un tronco de tilo tallaste una forma rozagante.

¡Tú eres el Maravilloso, 
el Escultor de santos tallados!

– Por mi camino hay muchos abedules y robles numerosos.
– Soy como un surco soleado, un campo sembrado,
como una arista joven y brusca de los Tatras rocosos.

Bendigo Tu sementera, en Oriente y en Occidente,
¡siembra, Labrador, tu tierra, con generosidad!

Que, por la nostalgia y la vida, la juventud incipiente
se vuelva un fecundo trigal, una luminosa ciudad.

Que te adore la felicidad, el misterio grandioso,
me hinchaste tanto el pecho con la voz cantante,
permitiste en el azul hundir mi pobre rostro
y mandaste a mis cuerdas melodías incesantes.

Porque en esta melodía, 
como Cristo has aparecido.

Mira delante –Eslavo– las luces sanjuaneras...
El santo roble no perdió las hojas, tu rey sigue vivo,
porque es amo de su pueblo y sacerdote, y así era.

Adora al Señor, alma mía, por la corazonada sigilosa,
por la primavera que entona los sentimientos góticos,
por la juventud ardiente, la copa de alegrías gozosas,
por el otoño similar a rastrojos y brezos melancólicos.

¡Adóralo por la poesía; 
por la alegría y el dolor!

La alegría de dominar el azul y el oro, la eterna morada,
porque en palabras se encarne el gozo, el gran ardor,
porque recoges esta madurez, esta cosecha segada.

El dolor es la tristeza vespertina de expresiones inefables,
cuando con el éxtasis ondeante nos abraza la Belleza,
Dios se inclina hacia el arpa –mas el rayo se quiebra
en la vertiente rocosa–, las palabras no tienen fuerza.

Faltan las palabras. Soy como un Ángel caído,
una figura en un pedregal, en un pedestal de mármol;
Tú le insuflaste nostalgia a la figura y brazos esculpidos,
por eso se alza, desea. De estos ángeles soy.

Y aún Te adoraré, porque en Ti está la hospitalidad,
premio por cada canto, el día de la idea santa
y la alegría –vuelta canto del himno a la maternidad,
y la palabra silenciosa de fidelidad–. ¡Elí más cabal!

Sé bendito, Padre, por la tristeza del ángel,
por la lucha del canto contra la mentira, combate inspirado del alma
y aniquila en nosotros toda la mezquindad de la palabra,
quebrántala, y la forma, como a un hombre mentecato que se jacta.

Ando por tus caminos –yo, el trovador eslavo–.
En solsticios toco música a muchachas y peones,
pero el canto de mi oración, con tonos modulados,
lo arrojo a Ti Único, a Ti en el trono de roble.

¡Sea bendito el cantar entre los cantares!
¡De mi alma y de la luz, benditos sean los sembrados!
¡Adora, alma mía, a Él, quien cubrió con creces
mi espalda con el terciopelo y el raso de los potentados!

Bendito tallador de santos, eslavo y profeta,
–apiádate de mí– soy recaudador de impuestos inspirado.
Adóralo, alma mía, con canto, cercana es la meta,
para que el himno quede sonoro y consumado.

Y que el himno sea: ¡Poesía! ¡Poesía!
La semilla añora como el alma que sufre brechas,
mis caminos sean sombreados de robles y acacias,
para que agraden a Dios las juveniles cosechas.

¡Libro Eslavo de Añoranzas! Al final sigue resonante,
como de coros de Resurrección, la primaveral música,
con el canto santo y virgen, con la poesía prosternante
y con el himno de humanidad, el Divino Magníficat.

19 abr. 2014

¡Feliz Pascua de Resurrección!



Fuente: http://blogcatolicogotitasespirituales.blogspot.com.es/

Domingo de Resurrección - Reflexión



En cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su Cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. Ahora entienden que Jesús es Dios. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.

Desde entonces, todos los cristianos podemos tratar al Señor, que está Vivo. Hoy estamos muy contentos y es momento de darle constantemente gracias a Dios.

Como Pedro y Juan, tú también tienes que preocuparte de que tus amigos sepan que Jesús ha resucitado, y le traten. Pídele esa preocupación.
http://webcatolicodejavier.org




16 abr. 2014

Sábado Santo - Reflexión


Jesús ha muerto. Todo el día de hoy, su Cuerpo reposa en el sepulcro, frío y sin vida. Ahora nos damos cuenta de lo que pesan nuestros pecados. Jesús ha muerto para redimirnos.

Estamos tristes. La Virgen María también está triste, pero contenta porque sabe que resucitará. Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela.

Pasa el día unido a la Virgen, y con Ella acompáñale a Jesús en el sepulcro. Haz el propósito de correr al regazo de la Virgen cuando te hayas separado de Él.





Viernes Santo - Reflexión


Hoy muere. Al amanecer del viernes, le juzgan. Tiene sueño, frío, le han dado golpes. Deciden condenarle y lo llevan a Pilatos. Judas, desesperado, no supo volver con la Virgen y pedir perdón, y se ahorcó. Los judíos prefirieron a Barrabás. Pilatos se lava las manos y manda crucificar a Jesús. Antes, ordenó que le azotaran. La Virgen está delante mientras le abren la piel a pedazos con el látigo. Después, le colocan una corona de espinas y se burlan de Él. Jesús recorre Jerusalén con la Cruz. Al subir al Calvado se encuentra con su Madre. Simón le ayuda a llevar la Cruz. Alrededor de las doce del mediodía, le crucificaron. Nos dio a su Madre como Madre nuestra y hacia las tres se murió y entregó el espíritu al Padre. Para certificar la muerte, le traspasaron con una lanza. Por la noche, entre José de Arimatea y Nicodemo le desclavan, y dejan el Cuerpo en manos de su Madre. Son cerca de las siete cuando le entierran en el sepulcro.

¡Dame, Señor dolor de amor! Ojalá lleves en el bolsillo un crucifijo y lo beses con frecuencia.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...