29 sept. 2012

La felicidad. Séneca y San Agustín



Dice Séneca que vivir feliz todo el mundo lo desea, pero descubrir en qué consiste lo que hace la vida feliz nadie lo ve claro, pues cuanto más la buscamos más nos alejamos de ella. Para estudiar en qué consiste el objeto de nuestras aspiraciones escribe su pequeño tratado De La Vida Feliz.

En una de sus primeras consideraciones advierte que debemos cuidarnos de no seguir como borregos el parecer de la mayoría, pues no suele ser nunca un criterio fiable de verdad, sino todo lo contrario.

Piensa Séneca que hay una mejor luz para discernir lo verdadero de lo falso, en la propia alma, donde se puede revisar la vida y descubrir que muchos deseos y trabajos no nos dan ninguna felicidad. 
 

De acuerdo con los estoicos, una vida feliz es la que está de acuerdo con su naturaleza y se llega a ella si el alma está sana y ocupada, sin inquietud, en la búsqueda del soberano bien del alma. El fundamento inmutable de una vida feliz es, para Séneca, la rectitud y firmeza de juicio y advierte que todo fallará si se busca como lo mejor aquello que no nos hará mejores.

Hay en Séneca un alto concepto de la capacidad del hombre para elevarse por encima de sus pasiones utilizando el juicio, la razón, la voluntad que configuran su naturaleza, de acuerdo con la cual debe vivir, pero no es fácil y los hombres se desvían buscando la felicidad en el poseer, en el saber, en el poder, en el placer y cosechando dolor e infelicidad.
 


San Agustín también buscó la felicidad por diversos caminos. Aplicó su formidable inteligencia a indagar sobre ella y llegó a la conclusión de que la vida feliz consiste en gozar de la Verdad (con mayúscula) Aunque todos confiesen preferir la verdad a la mentira, no buscan la verdad absoluta que sirva de fundamento a todas las demás.
Antes y ahora solemos aceptar las verdades que nos benefician y nos son cómodas y rechazamos las que pueden imponernos deberes o cuestionar nuestra conducta. 
 

El relativismo que nos corroe proclama, sin rebozo, que todas las verdades son equivalentes e invocando la tolerancia, nos disuade buscar la verdad absoluta sobre la que edificar nuestra vida. Naturalmente, cada día somos menos felices y hemos llegado hasta confundir la felicidad con el estado de bienestar, cada día más deteriorado.

Hay que reconocer el esfuerzo de Séneca y los estoicos para encontrar la felicidad en la virtud y no en los placeres y enfrentarse a la muerte con entereza, pero San Agustín va más allá pues, al interrogarse sobre sí mismo, concluye que todos somos criaturas de Alguien que nos hizo para Sí. Por eso exclama ¡nos hiciste para Ti y nuestro corazón está inquieto hasta que no descanse en Ti! Descansar en Dios es la bienaventuranza eterna. La muerte no es el final de nada.
 

Pero empeñados en borrar a Dios de nuestro mundo, para ser nuestros propios dioses, hemos inventado fábulas inverosímiles que no dan razón alguna sobre el hecho maravilloso de existir. El universo no es por puro azar, ni el hombre el producto ciego de la evolución de la materia. Dios está cerca de cada uno de nosotros, dentro de nosotros. Solo hace falta que nos abramos a su acción repitiendo con San Agustín: ¡tarde os amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde os amé! La vida, alegrías y sufrimientos, es distinta si ponemos en Dios nuestra esperanza.
 
 Autor: Francisco Rodríguez Barragán | Fuente: ForumLibertas
 
Esta reflexión nos la han enviado María del Valle y Ana, para ellas un enorme:
 
 

28 sept. 2012

¡¡NO TE METAS EN MI VIDA!!


Hoy que estoy profundizando mis estudios teológicos en la Familia; sus valores, sus principios, sus riquezas, sus conflictos, recordaba una ocasión en que escuché a un joven gritarle a su Padre:
  
¡¡NO TE METAS EN MI VIDA!!

Esta frase caló hondamente en mí, tanto, que frecuentemente la recuerdo y comento en mis conferencias para padres e hijos. 

¿Si en vez de sacerdote, hubiese optado por ser padre de familia, qué le respondería a mi hijo, si él me hiciera esa pregunta?

Esta podría ser una respuesta:

- ¡¡Hijo, un momento, no soy yo el que me meto en tu vida, tú te has metido en la mía!!

Hace muchos años, gracias al profundo amor que mamá y yo nos tenemos, Dios permitió que llegaras a nuestras vidas y ocuparas todo nuestro tiempo. Antes de que nacieras, mamá se encontraba mal, no podía comer, y además debía guardar reposo, así que yo, tuve que encargarme de las tareas de la casa, además de mi trabajo.

Los últimos meses, antes de que llegaras a este mundo, mamá no podía dormir y tampoco me dejaba dormir a mí.

Antes de nacer los gastos aumentaron increíblemente, tanto que gran parte de nuestro salario se gastaba en ti, en el médico que atendía a mamá, en medicamentos y en comprarte lo mejor. Mamá quería comprarte todo lo que veía para bebés, las mejores prendas, y lo más lindo.

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??


Llegó el día en que naciste y compramos un recuerdo para regalar a todos aquellos que vinieran a conocerte.

Desde la primera noche no dormimos. Cada tres horas como si fueras un reloj nos despertabas para que te diéramos de comer, otras veces te sentías mal y llorabas todo el tiempo, sin que nosotros supiéramos qué hacer, pues no sabíamos qué te sucedía y hasta llorábamos contigo. 

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Comenzaste a dar los primeros pasos y tuvimos que estar detrás de ti todo el tiempo, ya no podíamos sentarnos tranquilos a leer el periódico, a ver una película, ni podía ver el partido de mi equipo favorito, porque para cuando menos lo esperaba, te perdías de mi vista y tenía que salir tras de ti para evitar que te lastimaras.

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??


Todavía recuerdo el primer día que fuiste a la escuela. Tuve que llamar al trabajo y decir que no podía ir, porque tuve que acompañarte al colegio y estar contigo. Tú no querías entrar, llorabas y me pedías que no me fuera, tuve que pedirle a la maestra que me dejara estar a tu lado, hasta que tomaras confianza.

A las pocas semanas ya no me pedías que no me fuera, y unos pocos días mas tarde, hasta te olvidabas de despedirte cuando bajabas del auto corriendo para encontrarte con tus amiguitos.

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??


Seguiste creciendo y nos pedías que te lleváramos al lugar en que te reunías con tus amigos, y que te dejáramos y te recogiéramos unas calles antes. Eras demasiado moderno y no sé cuántas cosas más.

No querías llegar temprano a casa, te molestabas que te pusiéramos límites o reglas, no podíamos hacer comentarios acerca de tus amigos, sin que te volvieras contra nosotros, como si los conocieras a ellos de toda la vida y nosotros fuéramos unos "desconocidos" para ti.  

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Cada vez sé menos de ti, y lo que sé, es a través de los demás, ya no quieres hablar conmigo, dices que siempre te estoy regañando. Todo lo que yo hago está mal y te burlas de mí. 

Y yo me pregunto, ¿Cómo con tantos defectos he podido darte todo lo que tienes?


 
Mamá se queda despierta y no me deja dormir preguntándome si has llegado a casa, diciéndome que es muy tarde y que tu celular está desconectado, que ya son las 3:00 de la mañana y no has llegado.

Solo cuando te oye entrar en casa y cerrar la puerta de tu habitación, podemos dormir. 

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Te aburre hablar con personas como nosotros, que no entienden el mundo de hoy, por eso sólo me buscas cuando hay que pagar algo, necesitas dinero para la universidad, o para tu diversión.

Y tú, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

¡¡Hijo, yo no me meto en tu vida… tú te has metido en la mía, y te aseguro que no me arrepiento de que lo hayas hecho y la hayas cambiado para siempre!!

Mientras esté vivo, me meteré en tu vida, para ayudarte, para formarte, para amarte y para hacer de ti una persona de bien.

Además si no lo hago yo, otros se meterán en tu vida y ésa es una responsabilidad que me corresponde a mí.


¡¡ Sólo los padres que saben 
como meterse en la vida de sus hijos 
 logran hacer de éstos, 
hombres y mujeres 
que triunfen en la vida 
y sean capaces de 
amar y ser amados!!

“La paternidad 
no es un capricho 
o un accidente, 
es un don de Dios, 
que nace del Amor”


25 sept. 2012

¡Una y otra vez!



No aceptes el desaliento,
una y otra vez vuelve a reconstruir.

Amo a los pájaros, más aún, los admiro.
Después de una noche de lluvia y fuerte viento,
por las mañanas están sus nidos destruidos,
cerca de los árboles...

Cuando hay que podar.
¿Quién se acuerda de los pájaros?...
Se quedan sin nido.



Pero les he oído cantar, aún con el nido destruido
y animosos acarrean material para construir otro.
Tal vez mejor, tal vez mucho más fuerte.

Por su nido roto, quizás los pájaros habrán
callado un momento.  ¡Sólo un momento!
Ellos  saben que no sirve llorar frente
a las ruinas; hay que empezar de nuevo.

Pronto el nuevo nido estará armado,
y si otra  tormenta llegara a derribarlo...
Una y mil veces volverán a construirlo.


Piensa que con tu manera de actuar puedes
vivir un bonito presente y construir las bases
para un futuro prometedor.

Admiro a los pájaros por su afán esperanzado.
¿Qué otra cosa es la esperanza, sino el  negarnos
a los golpes de la adversidad?

¿Qué otra cosa es la esperanza, sino el modo
interior de creer en un mañana mejor?


Cuando una ilusión muere, sigues teniendo
el alma  para abrigar nuevas ilusiones
y por más que te golpee la vida, no claudiques.
Fortalece tu esperanza, ármala de nuevo
y  vuelve a empezar.

Si tus anhelos son justos, si no dañan a nadie
los sueños que te impulsan, insiste una
y otra vez,  algún día alcanzarás el triunfo.

¡Aprende de los pájaros!
¡Canta como ellos!
¡Vuela lejos como ellos!
¡Sé feliz esta semana como ellos!


24 sept. 2012

Aprendemos Los Sacramentos coloreando imágenes divertidas de Fano

Bautismo:



Confirmación:

Penitencia:



Eucaristía:



Unción de Enfermos:


Orden Sacerdotal:


Matrimonio:
 

Recursos catequesis Los Sacramentos

Juego de los Sacramentos para colorear y completar:

Fuente: elrincondelasmelli
 
Vídeo que explica los Sacramentos para catequesis con imágenes de Fano:


Ficha: Identifica el Sacramento correspondiente en cada una de estas imágenes:
 Encuentra en esta sopa de letras Los Sacramentos:

Colorea las siguientes viñetas que simbolizan Los Sacramentos:


Escribe el nombre de Los Sacramentos descifrando el código secreto:

Crucigrama de Los Sacramentos:

Colorea, recorta y pega según el tipo de Sacramento:




Une con flechas el Sacramento con  su acción:

Fichas didácticas para completar con los Sacramentos:


Atrévete



Camina por donde nunca nadie 
antes haya caminado.
Haz lo que nunca nadie 
antes haya hecho.
Deja tus propias huellas... 
y no pises sobre las huellas
de los demás 
porque no dejarás marcas.

Si caminas por donde 
ya hayas caminado,
encontrarás lo que 
ya has encontrado.
Si te atrae una luz, síguela.
Si te conduce a un pantano, 
ya saldrás de él...


Pero si no la sigues, 
te preguntarás toda la vida
si acaso era una estrella.
Cada día que vives 
es una ocasión especial...
La vida, por muy dura 
que se ponga a veces,
se ve mejor desde detrás 
de una pequeña sonrisa.

A veces no nos dan a escoger
entre las lágrimas y la risa,
sino sólo entre las lágrimas; 
entonces hay que saber
decidir por las más hermosas.


Sueña lo que te atrevas a soñar.
Ve donde quieras ir. 
Sé lo que quieras ser.
¡Vive!

El que quiere hacer algo, 
encuentra el camino.
El que no quiere hacer nada, 
encuentra una excusa.
Nunca se te da un sueño 
sin que se te den también
los medios para que lo realices.


La felicidad es como la mariposa:
cuanto más la persigues 
más te eludirá,
pero si vuelves tu atención a otras cosas
vendrá y suavemente 
se posará en tu hombro.

No son muertos los que descansan 
en una tumba fría,
son muertos 
los que teniendo el alma muerta...
¡viven todavía!

Aunque no sepas la explicación,
¡nada ocurre sin razón!


Esta reflexión nos la ha enviado desde Argentina María del Valle. Para ti:

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...