31 jul. 2012

Estampas Oraciones de San Ignacio de Loyola

Oración del Abandono de San Ignacio de Loyola:



Oración de Entrega de San Ignacio de Loyola:


Vida de San Ignacio de Loyola



Después de pasar diez años en la corte de Castilla y en el ejercicio de las armas, Ignacio cae herido en la pierna derecha por una bala de cañón. Inmovilizado en la casa torre de Loyola, no encuentra otra lectura que la vida de Cristo y los santos; conmovido por estas lecturas, se convierte. Una vez restablecido, decide partir como peregrino. Se confiesa, permanece tres días en oración a la manera de los caballeros andantes, deja sus armas a los pies de la “Moreneta” de Montserrat y sus ricos ropajes a un mendigo; se reviste con una túnica y se pone en camino, en febrero de 1522. Llega primero a Roma, donde recibe la bendición del papa Adriano VI; después a Jerusalén, donde solo se le permite pasar tres semanas. Tras estudiar en Barcelona, Alcalá, Salamanca y París, funda en Roma la Compañía de Jesús.






30 jul. 2012

El sexto sentido


Usa tus ojos
para ver la belleza de la vida,
o para ver el interior de las personas…
No los uses para criticar maliciosamente… 
de cómo se ven o visten los demás,
o para juzgar a las personas,
sólo por sus apariencias.


Usa tus oídos,
para escuchar a tu prójimo,
y poder ofrecerle una palabra de aliento,
para escuchar los sonidos agradables,
que te ayudan a olvidar las dificultades,
y edifican tu interior.
 No los uses como un arma,
o para envenenar a los demás.


Usa tu olfato, para percibir el olor
de las flores, del perfume, del amor…
No lo impregnes, con los malos olores,
como lo son el odio,
el egoísmo, la traición.
Usa tu gusto,
para saborear el triunfo
de tus metas alcanzadas,
de los logros obtenidos
con esfuerzo y dedicación…
No lo uses para saborear,
las derrotas de otros.


Usa tu tacto,
para sentir y dar amor,
para tocar a las personas
con tus deseos positivos,
con tu caridad…
No lo uses para pedir
injustificadamente.


El sexto sentido,
el más importante,
es el que nos da la sabiduría
para distinguir la diferencia
entre los otros sentidos,
entre el bien y el mal,
entre dar o recibir,
entre construir o desmoronar.


A veces miramos sin ver,
oímos sin escuchar,
olemos sin percibir,
probamos sin saborear,
tocamos superficialmente.


Usa tus sentidos sabiamente,
no se trata de cuántos tengas,
sino de cómo los utilizas..

El Papa Benedicto XVI y los Juegos Olímpicos


1. Para saber


Antes de iniciar los Juegos Olímpicos en Londres, el Papa Benedicto XVI, se refirió a ellos: "Los Juegos Olímpicos… son el mayor evento deportivo mundial, en el que participan atletas de muchísimas naciones, y como tal, reviste también un fuerte valor simbólico". Podemos aprender alguna enseñanza de ellos.

2. Para pensar


 Hay historias ejemplares en los Juegos Olímpicos; una que me han enviado la comparto a continuación.

Sucedió en la carrera de los 100 metros llanos los pasados juegos en China. El 16 de Agosto de 2008 el corredor Jamaiquino, Usain Bolt, impuso un nuevo récord en los 100 metros llanos, la “Reina de las Competencias” como suelen llamarle, en las Olimpiadas de Beijing.

Un record que muchos han buscado a lo largo de los años sin conseguirlo. Este hombre superó su marca personal deteniendo el cronómetro en los 9 segundos 69 centésimas. Luego lo ha vuelto a romper en 9.58 segundos. Justamente ha recibido el título del “Relámpago Bolt”.

¿Cómo le hizo? Seguramente supuso muchas horas de entrenamiento, muchas renuncias, un régimen de alimentación… pero hubo tres cosas que llamaron la atención el día de la carrera y seguramente influyeron para ganar.

Lo primero que llamó la atención y que se comentó mucho fue la alegría con la que iba corriendo. Lo sorprendente es que aun antes de llegar a la meta ya iba celebrando, al punto que muchos pensaron que si no se hubiera “distraído” tal vez hubiera corrido más rápido; iba disfrutando la carrera.

El segundo “detalle” que llamó la atención fue que ¡corrió con las correas de su zapato desatadas! Suelen enseñarnos que con las agujetas sin amarrar no se debía ni caminar, sin embargo ¡Usain Bolt corrió y rompió el record de los 100 metros así!


Y un tercer factor importante… ¡Usó unos zapatos color oro!

Se puede decir que aún antes de iniciar la competencia, él ya se veía “de oro”. Sus pies, que lo llevaron con rapidez esas 42 zancadas, ya estaban vestidos del color de la medalla: Ya se sentía ganador, aún antes de iniciarla.

Se va a hablar y analizar mucho tiempo este record, pero esos tres “detalles” pueden servir para inspirar también la carrera de nuestra vida.

Lo primero es que podemos vivir la vida con alegría, incluso celebrando aún antes de llegar a la meta… lo que implica vivir de esperanza. La felicidad no se ha de experimentar solamente al llegar al destino, sino en el mismo recorrer, el viaje es parte de la diversión.

Lo segundo, es que hay costumbres no esenciales que no pasa nada si a veces se rompen. Si Bolt logró el record con las agujetas desatadas… Nos da la confianza que podemos hacer nuestra carrera aunque no todo esté perfectamente en orden… ¡aun así se puede vencer!

Y lo tercero es tal vez lo más importante. Que tu sueño sea del color de la realidad que deseas en tu futuro. Que tu futuro sea ya parte de tu presente. Hay que ponerse los zapatos del color del sueño.


3. Para vivir


 El mismo Bolt afirmó: “Los 100 los llevo pegados al corazón”.

Podríamos preguntarnos ¿de qué color son nuestros zapatos?, o mejor dicho, ¿de qué color es nuestro sueño?

El Papa concluía haciéndonos una invitación: "Oramos para que, según la voluntad de Dios, los Juegos de Londres sean una verdadera experiencia de fraternidad entre los pueblos de la Tierra".

Pbro. José Martínez Colín             
Fuente: http://peque-semillitas.blogspot.com.es/

Reflexión: La Rosa y el Sapo



Había una vez una rosa muy hermosa y bella. ¡Se sentía maravillosamente al saber que era la rosa más bella del jardín! Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos.

Un d
ía se dio cuenta de que al lado de ella siempre se colocaba un sapo grande y oscuro, motivo por el que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto, le ordenó al sapo que se fuera de inmediato. El sapo muy obediente le dijo: Está bien, me marcho si así lo  quieres.




Poco tiempo después, el sapo pasó por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. Le dijo entonces:
- Te veo francamente mal. ¿Qué te pasó? 


  La rosa contestó:
- Es que desde que te fuiste, las hormigas me han comido día a día y nunca he podido volver a ser igual. 



El sapo sólo contestó: ¡Pues claro! Cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.


Moraleja: Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, más bellos o simplemente que no nos "sirven" para nada.
Dios no hace a nadie para que esté de sobra en este mundo. Todos tenemos algo especial que hacer, algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esa persona nos esté haciendo un bien del cual ni siquiera seamos conscientes.

 http://webcatolicodejavier.org/larosayelsapo.html

29 jul. 2012

Reflexión: El Relojero



De esto hace mucho tiempo. Época en la que todavía todo oficio era un arte y una herencia. El hijo aprendía de su padre, lo que éste había sabido por su abuelo. El trabajo heredado terminaba por dar un apellido a la familia. Existían así los Herrero, los Barrero, la familia de Tejedor, etcétera.


Bueno, en aquella época y en un pueblito perdido en la montaña, pasaba más o menos lo mismo que sucedía en todas las otras poblaciones. Las necesidades de la gente eran satisfechas por las diferentes familias que con sus oficios heredados se preocupaban de solucionar todos los problemas.


Cada día, el aguatero con su familia traía desde el río cercano toda el agua que el pueblito necesitaba. El cantero hacía lo mismo con respecto a las piedras y lajas necesarias para la construcción o reparación de las viviendas. El panadero se ocupaba con los suyos de amasar la harina y hornear el pan que se consumiría. Y así pasaba con el carnicero, el zapatero, el relojero. Cada uno se sentía útil y necesario al aportar lo suyo a las necesidades comunes. Nadie se sentía más que los otros, porque todos eran necesarios.



Pero un día algo vino a turbar la tranquila vida de los pobladores de aquella aldea perdida en la montaña. En un amanecer se sintió a lo lejos el clarín del heraldo que hacía de postillón o correo. El retumbo de los cascos de caballo se fue acercando y finalmente se lo vio doblar la calle que daba entrada al pueblito: un caballo sudoroso que fue frenado justo delante de la puerta de la casa del relojero. El heraldo le entregó un grueso sobre que traía noticias de la capital. Toda la gente se mantuvo a la expectativa a la puerta de sus casas a fin de conocer la importante noticia que seguramente se sabría de un momento al otro.


Y así fue efectivamente. Pronto corrió por todo el pueblo la voz de que desde la capital lo llamaban al relojero para que se hiciera cargo de una enorme herencia que un pariente le había legado. Toda la población quedó consternada. El pueblito se quedaría sin relojero. Todos se sintieron turbados frente a la idea de que desde aquel día, algo faltaría al irse quien se ocupaba de atender los relojes con los que podían conocer la hora exacta.
Al día siguiente una pesada carreta cargada con todas las pertenencias de la familia, cruzaba lentamente el poblado, alejándose quizás para siempre rumbo a la ciudad capital. En ella se marchaba el relojero con toda su gente: el viejo abuelo y los hijos pequeños. Nadie quedaba en el lugar que pudiera entender de relojes.



La gente se sintió huérfana, y comenzó a mirar ansiosamente y a cada rato el reloj de la torre de la Iglesia. Otro tanto hacía cada uno con su propio reloj de bolsillo. Con el pasar de los días el sentimiento comenzó a cambiar. El relojero se había ido y nada había cambiado. Todo seguía en plena normalidad. El aparato de la torre y los de cada uno seguía rítmicamente funcionando y dando la hora sin contratiempo alguno.


-¡Caramba!- se decía la gente. Nos hemos asustado de gusto. Después de todo, el relojero no era una persona indispensable entre nosotros. Se ha marchado y todo sigue en orden y bien como cuando él estaba aquí. Otra cosa muy distinta hubiera sido sin el panadero. No había porqué preocuparse. Bien se podía vivir sin el ausente.


Y los días fueron pasando, haciéndose meses. De pronto a alguien se le cayó el reloj, y aunque al sacudirlo comenzó a funcionar, desde ese día su manera de señalar la hora ya no era de fiar. Adelantaba o atrasaba sin motivo aparente. Fue inútil sacudirlo o darle cuerda. La cosa no parecía tener solución. De manera que el propietario del aparato decidió guardarlo en su mesita de luz, y bien pronto lo olvidó al ir amontonando sobre él otras cosas que también iban a para al mismo lugar de descanso.


Y lo que le pasó a esta persona, le fue sucediendo más o menos al resto de los pobladores. En pocos años todos los relojes, por una causa o por otra, dejaron de funcionar normalmente, y con ello ya no fueron de fiar. Recién entonces se comenzó a notar la ausencia del relojero. Pero era inútil lamentarlo. Ya no estaba, y esto sucedía desde hacía varios años. Por ello cada uno guardó su reloj en el cajón de la mesa de noche, y poco a poco lo fue olvidando y arrinconando.


Digo mal al decir que todos hacían esto. Porque hubo alguien que obró de una manera extraña. Su reloj también se descompuso. Dejó de marcar la hora correcta, y ya fue poco menos que inútil. Pero esta persona tenía cariño por aquel objeto que recibiera de sus antepasados, y que lo acompañara cada día con sus exigencias de darle cuerda por la noche, y de marcarle el ritmo de las horas durante la jornada. Por ello no lo abandonó al olvido de las cosas inútiles. Cierto: no le servía de gran cosa. Pero lo mismo, cada noche, antes de acostarse cumplía con el rito de sacar el reloj del cajón, para darle fielmente cuerda a fin de que se mantuviera funcionando. Le corregía la hora más o menos intuitivamente recordando las últimas campanadas del reloj de la iglesia. Luego lo volvía a guardar hasta la noche siguiente en que repetía religiosamente el gesto.


Un buen día, la población fue nuevamente sacudida por una noticia. ¡Retornaba el relojero! Se armó un enorme revuelo. Cada uno comenzó a buscar ansiosamente entre sus cosas olvidadas el reloj abandonado por inútil a fin de hacerlo llegar lo antes posible al que podría arreglárselo. En esta búsqueda aparecieron cartas no contestadas, facturas no pagadas, junto al reloj ya medio oxidado.

Fue inútil. Los viejos engranajes tanto tiempo olvidados, estaban trabados por el óxido y el aceite endurecido. Apenas puestos en funcionamiento, comenzaron a descomponerse nuevamente: a uno se le quebraba la cuerda, a otro se le rompía un eje, al de más allá se le partía un engranaje. No había compostura posible para objetos tanto tiempo detenidos. Se habían definitiva e irremediablemente deteriorado.

Solamente uno de los relojes pudo ser reparado con relativa facilidad. El que se había mantenido en funcionamiento aunque no marcara correctamente la hora. La fidelidad de su dueño que cada noche le diera cuerda, había mantenido su maquinaria lubricada y en buen estado. Bastó con enderezarle el eje torcido y colocar sus piezas en la posición debida, y todo volvió a andar como en sus mejores tiempos.

La fidelidad a un cariño había hecho superar la utilidad, y había mantenido la realidad en espera de tiempos mejores. Ello había posibilitado la recuperación.

La oración pertenece a este tipo de realidades. Tiene mucho de herencia, poco de utilidad a corta distancia, necesidad de fidelidad constante, y capacidad de recuperación plena cuando regrese el relojero. 

De Mamerto Menapace, publicado en Cuentos Rodados
Editorial Patria Grande

Católicos crean una Cruz Olímpica para los Juegos de Londres 2012


Ante un grupo de jóvenes de los cinco continentes, el padre Simón Penhalagan, presidente de la comunidad de Sión en Gran Bretaña, bendijo la “Cruz olímpica”, especialmente diseñada para los Juegos de Londres 2012.

La cruz está formada por doce tipos diferentes de madera de todo el mundo, que representan a los doce apóstoles. Para la base de la cruz, el artista Jon Cornwall, autor de la obra, utilizó otros tres tipos de madera que simbolizan la fe, la esperanza y la caridad.

La cruz será erigida en el “campamento Joshua”, un encuentro internacional católico por las Olimpíadas, que se realizará en Londres, desde el 1 al 13 de agosto de este año y que entre otras actividades ofrecerá hospitalidad, organizará proyectos de servicio y significará una importante presencia de jóvenes católicos para promover el crecimiento espiritual y la evangelización.

James Parker, coordinador ejecutivo católico para los Juegos de Londres, agradeció especialmente a la Comunidad de Sión por la realización del campo de Joshuá a lo largo de los Juegos Olímpicos, una encomiable inspiración de poner a Cristo en el centro de la vida de las personas.

“De esta manera, agregó, ellos escogieron servir, en los Juegos olímpicos, de la mejor manera, más allá de cualquier otra organización católica en Gran Bretaña. El campamento de Joshuá podría muy bien convertirse en un modelo global de cómo el deporte y la espiritualidad pueden ir juntos en los futuros acontecimientos deportivos mundiales”.

Y finalizó “Como cristianos, nuestra vida no significa nada sin la Cruz, por lo tanto este parece ser el objeto más adecuado y un regalo a los demás para el futuro”.

La Cruz permanecerá en Londres durante los Juegos Olímpicos y luego podría dirigirse a Rusia, para los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Invierno 2014, o bien podría dirigirse al Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud 2013, la Copa Mundial de Fútbol 2014, y los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Verano 2016.


http://www.camineo.info/news/133/ARTICLE/21877/2012-07-28.html


15 minutos en compañía de Santa Marta


Reflexión: El adoquín



Un joven y exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto BMW último modelo. De repente sintió un estruendoso golpe en la puerta, se detuvo y al bajarse vio que un adoquín le había hundido la carrocería de la puerta de su lujoso auto y además tenía el cristal destrozado.

Se subió nuevamente a su automóvil, pero al cabo de unos metros y lleno de rabia, dio un brusco giro y regresó a toda velocidad al lugar donde vio salir el adoquín que acababa de arruinar su magnífico auto.


 Salió del auto de un salto y agarró por los brazos a un chiquillo. Le empujó contra el auto gritándole a toda voz:

¿Qué crees que haces con mi auto?. Enfurecido, continuó recriminándole al chiquillo: ¡Es un auto nuevo, y ese adoquín que lanzaste va a costarte muy caro! ¿Por qué hiciste eso?

 Por favor, señor, por favor. ¡Lo siento mucho!, no sabía que hacer, dijo el niño. Le lancé el adoquín porque nadie se detenía. Las lágrimas caían por sus mejillas, mientras señalaba hacia la otra calle. 

Mi hermano tropezó, y se cayó de su silla de ruedas. Se cayó al suelo y no puedo levantarlo.

Sollozando, le preguntó al ejecutivo: ¿Puede usted, por favor, ayudarme a sentarlo en su silla?, se ha dado un fuerte golpe y pesa mucho para mi solito...soy muy pequeño. 


Avergonzado y emocionado por lo que acababa de pasarle, levantó al joven del suelo y lo sentó nuevamente en su silla de ruedas; sacó su pañuelo de seda para limpiarle las heridas que se había hecho y después de ver que se encontraba bien, se incorporó para irse.
El niño le dio las gracias con una sonrisa de esas que no se pueden describir.

Dios lo bendiga, señor y muchas gracias le dijo. El hombre se quedó por unos instantes viendo como se alejaba empujando trabajosamente la pesada silla de ruedas de su hermano, hasta que llegaron a una humilde casa. 



Aquel ejecutivo aún no ha reparado la puerta del auto. La ha mantenido estropeada, para acordarse que no necesita ir por la vida tan rápido Para que la próxima vez que alguien le necesite para algo, no tenga que lanzarle un adoquín. 

 
Dios, normalmente, nos avisa y previene susurrándonos en el alma y en el corazón, pero hay veces que tiene que lanzarnos un adoquín para que le prestamos atención.

Tú eliges: Puedes estar atento al susurro de Sus Palabras. . . o recibir un adoquín cuando menos te lo esperes.

25 jul. 2012

Oigamos a nuestros hijos


No me des todo lo que pida, a veces yo sólo pido para ver cuánto puedo obtener.

No me des siempre órdenes; si a veces me pidieras las cosas lo haría con gusto.

Cumple tus promesas; si me prometes un premio o un castigo, dámelo.
 
No me compares con nadie, si me haces lucir peor que los demás seré yo quien sufra.

No me corrijas delante de los demás, enséñame a ser mejor cuando estemos a solas.

No me grites, te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar.

Déjame valerme por mí mismo o nunca aprenderé. 

Cuando estás equivocado admítelo, y crecerá la opinión que tengo de ti.

Haré lo que tú hagas, pero nunca lo que digas y no hagas.

Enséñame a conocer y amar a Dios.

Cuando te cuente mis problemas, no me digas no tengo tiempo; compréndeme y ayúdame.

Quiéreme y dímelo, me gusta oírtelo decir.

 http://blogcatolicogotitasespirituales.blogspot.com.es/

Recursos catequesis Infancia de María con sus padres: Santa Ana y San Joaquín

Colorea a la Virgen Niña: ¡María también fue una niña como tú!


Colorea a la Virgen María con sus papás: Santa Ana y San Joaquín:


Construcción de un altar para la Virgen María:


Fuente: http://rayitodecolores.blogspot.com.es/2012/06/manualidades-virgen-maria.html

El nacimiento de la Virgen María es un anuncio del nacimiento de Jesús, el preludio de la Buena Nueva. La llegada de esta niña al hogar de san Joaquín y santa Ana significa para el mundo la verdadera esperanza y la aurora de la salvación.


Recursos catequesis: Viste a la Virgen María con diferentes trajes





Fuente: http://rayitodecolores.blogspot.com.es/2012/06/manualidades-virgen-maria.html

Estampa oración Santiago Apóstol

24 jul. 2012

El jardín de Prakash y Rohini - Reflexión sobre el beneficio de la oración



Un profeta llegó a una plaza y se puso a anunciar: —Venid y llevaos semillas especiales para vuestro jardín.

La gente le preguntó: —Y, ¿por qué son especiales?

Respondió: —Porque se siembran solamente una cada día. Por la mañana se riega el sitio donde la semilla fue sembrada. Por la tarde se siembra una nueva semilla, y luego se inclina la cabeza y se da gracias a Dios.

—Y, ¿qué frutos dan? –dijo un curioso–.

—¡Sólo Dios lo sabe! –replicó el profeta–.



La gente comenzó a burlarse y no hizo caso de la invitación del profeta. Sólo unos pocos cogieron algunas semillas, y de éstos muchos se desilusionaron al ver que no tenían nada en especial, eran como las demás semillas.
Pero Prakash y su esposa Rohini hicieron conforme había indicado el profeta. El primer día por la mañana prepararon el terreno de su jardín, por la tarde sembraron una semilla y dieron gracias a Dios por su presencia amorosa. Así lo hicieron día tras día, y en el jardín poco a poco fue apareciendo la vida: brotes verdes, árboles, flores, frutos de notable y exótica variedad… ¡Un encanto de ver y gustar!… Sus vecinos les preguntaban de dónde habían sacado las semillas de semejantes árboles… Ellos respondían que un profeta se las había entregado.



Esta parábola ilustra brevemente el método y el beneficio que la oración tiene para la vida del creyente.
Del libro «En casa con Dios». De Hedwig Lewis, SJ.

http://tacoadictos.wordpress.com/2010/12/10/el-jardin-de-prakash-y-rohini/

25 de Julio - Oración al Apóstol Santiago



Como tú, también yo de vez en cuando,
me encuentro arreglando las redes
de mi vida, a las orillas de mi existencia.

¿Arreglando…o desarreglando?
¡No lo sé!
Sólo sé que, de cuando en vez,
siento una voz que me dice:
¿Qué haces? ¿Por qué te afanas tanto?
¿Cuánto has pescado hoy?
¿Qué has hecho hoy con tu vida?

Miro hacia arriba, y así como tú, viste algo
no siempre yo veo nada claro.
Afino el oído, y así como tú, oíste algo
yo soy sordo.. o lo que oigo no me conviene.

Me falta tu impetuosidad
y me sobra cobardía para, mirando hacia delante,
saber que hay un Señor que una y otra vez me dice:
¡Ven y sígueme!

Pero ¿sabes?
Siempre respondo lo mismo:
¿A dónde seguirte? ¿Para qué? ¿Por qué yo?

Y es que, Señor Santiago,
siempre pienso que eso de “ven y sígueme”
es para la gente cualificada
para las personas solitarias
para aquellos que son un poco especiales.

Y en el fondo, bien lo sabe Dios,
tengo miedo a mostrarme como lo que soy:
Digo ser cristiano, y me cuesta demostrarlo,
presumo de ser bautizado,
y a duras penas me mantengo en pie.

Pretendo seguir a Cristo y, a cualquier distracción,
 prefiero quedarme parado en cualquier esquina.

¡SÍ; SEÑOR SANTIAGO!
Hoy, permíteme que te dé las gracias
por tu gran regalo
por poner, en nuestra tierra, la primer piedra
de ese gran edificio espiritual de Jesús de Nazaret.

Déjame darte las gracias por tu valentía
incluso por haber creído de tal manera en Cristo
que te permitiste el lujo
de pedir un puesto privilegiado
al lado del Padre Dios.

Déjame, en esta tu fiesta,
sonrojarme ante la grandeza de tu fe
en comparación con la débil mía:
tú, fiel hasta dar la vida por Cristo
yo, fiel siempre y cuando no me exijan tanto.

Déjame, Señor Santiago,
darte las gracias por habernos dejado
tu encuentro con la Virgen María.

Ella, como hace tantos siglos,
sigue estando presente y ayudando
a todo aquel, a todos aquellos
que se ponen en camino,
que nos ponemos en marcha
para llevar la Buena Noticia
por todos los rincones del mundo.

¡Gracias! ¡Gracias, Señor Santiago!

Javier Leoz


Oración a San Joaquín - 26 de Julio



Glorioso San Joaquín,
me pongo bajo vuestra protección.
Ayúdame a imitar en todo a vuestra gloriosa Hija,
La Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra.
Que, imitándola a Ella, llegue yo a conocer, amar y servir a Dios
con todo mi corazón hasta mi último suspiro.
Te lo pido por Jesucristo, Nuestro Señor.
 
Amén

23 jul. 2012

Oración a Santa Ana para pedir por nuestros hijos


Gloriosa Santa Ana, Patrona de las familias cristianas, a Ti encomiendo mis hijos. Se que los he recibido de Dios y que a Dios les pertenecen por tanto te ruego me concedas la gracia de aceptar lo que su Divina Providencia disponga para ellos.

Bendíceles oh Misericordiosa Santa Ana, y tómalos bajo tu protección. No te pido para ellos privilegios excepcionales; sólo quiero consagrarte sus almas y sus cuerpos, para que preserves ambos de todo mal. A Ti confío sus necesidades temporales y su salvación eterna.

Imprime a sus corazones, mi buena Santa Ana, horror al pecado; apártales del vicio; presérvales de la corrupción; conserva en su alma la fe, la rectitud y los sentimientos cristianos; y enséñales, como enseñaste a Tu Purísima Hija la Inmaculada Virgen María, a amar a Dios sobre todas las cosas.

Santa Ana, Tú que fuiste Espejo de Paciencia, concédeme la virtud de sufrir con paciencia y amor las dificultades que se me presenten en la educación de mis hijos. Para ellos y para mí, pido Tu bendición, oh Bondadosa Madre Celestial.

Que siempre te honremos, como a Jesús y María; que vivamos conforme a la voluntad de Dios; y que después de esta vida hallemos la bienaventuranza en la otra, reuniéndonos Contigo en la gloria para toda la eternidad.

Así sea.

La Esencia del Ser - Reflexión




Mar nos ha enviado este pps sobre la esencia del ser:
 
Sabrás del dolor y de la pena de estar con muchos, pero vacío.

Sabrás de la soledad de la noche y de la longitud de los días.

Sabrás de la espera sin paz y de aguardar con miedo.

Sabrás de la soberbia de aquellos que detentan el poder y someten sin compasión.

Sabrás de la deserción de los tuyos y de la impotencia del adiós. 

Sabrás que ya es tarde y casi siempre imposible.

Sabrás que eres tú el que siempre da y sientes que pocas veces te
toca recibir.

Sabrás que a menudo piensas distinto y tal vez no te entiendan. 

Pero sabrás también:

Que el dolor redime.
Que la soledad cura.
Que la fe agranda.
Que la esperanza sostiene.
Que la humildad ennoblece.
Que la perseverancia templa.

Que el olvido mitiga.
Que el perdón fortalece.
Que el recuerdo acompaña.
Que la razón guía.
Que el Amor dignifica...

Porque lo único que verdaderamente vale es aquello que está dentro de ti, y por encima de todo está Dios, solo tienes que descubrirlo y así hallarás la verdadera Paz.


 ¡Muchas gracias, Mar!  ¡Desde Baredo recibe un fortísimo abrazo!

23 de Julio: Santa Brígida de Suecia - Patrona de Europa



Consuelo desde Gredos nos ha enviado  la semblanza que hace el P. Morales de santa Brígida. Además de patrona de Europa, fue peregrina ¡desde Suecia! de Santiago.

Semblanzas de Testigos de Cristo para los nuevos tiempos.
Tomás Morales. Ed. Encuentro

Santa Brígida, religiosa. Patrona de Europa



Vida polifacética
Hija, esposa, madre, viuda, consejera de reyes, peregrina, religiosa y fundadora. Una vida fascinante en múltiples y encantadoras crujías.
Laica casi dos tercios de su existencia, la iconografía nos presenta su vida polifacética. En ruta peregrina unas veces, báculo en la mano derecha y enarbolando con la izquierda custodia en forma de cruz con la Hostia Santa en el centro. Rodeada de Papas, obispos y doctores otras, y cobijando con su manto monjes y monjas que arrodillados la contemplan.

Un puente
Un alma mística que nos ha legado Ocho Libros de Revelaciones. Su mensaje reformador resonó entonces con estruendoso éxito y sus ecos repercuten hoy en un mundo olvidado de Dios.
Un "puente" ?dice Pablo VI? entre Suecia y Roma, protestantes y católicos. Un puente con sonoridades ecuménicas. Aún hoy, muchos corazones inquietos cruzarán para dar rumbo a sus vidas. Descubren intrépida y genial la audacia sobrehumana. Una heroína nacional, siguen llamándola en su país.

Sangre real
Alborea el siglo XIV. Nace Brigitta en el castillo de Fiusta al Sureste de Upsala no lejos de la ciudad. Era capital de la región Upland, núcleo originario del reino de Suecia.
En junio de 1303  abre sus ojos. Su nombre deriva del céltico. La retrata pues significa fuerza. Vástagos de reyes eran sus padres. Entroncados con la más encumbrada nobleza, apenas se casan van a vivir al castillo.
Birger Persson, era senador del reino y exgobernador de Upland. Jurista consumado, elabora el Código penal y territorial que regirá en Upsala años antes de nacer la santa.
Ingeborg Bengossdotter es su madre. Mujer de exquisita delicadeza, supo educar en la fe numerosos hijos ayudada de su marido. El clima que rodea a la niña es de acendrada religiosidad. Una tía suya había fundado el primer monasterio de dominicas en Suecia. Israel, su hermano, se considera "caballero y novio de la Virgen".

Orfandad prematura
La cultura católica y la vida espiritual había florecido en los tres reinos escandinavos durante seis siglos. Olav en Noruega, Canuto en Dinamarca y Eric en Suecia, encabezaron una legión de santos monjes, abades, sacerdotes y laicos.
Tenía once años. Su madre muere dejándola sumida en orfandad dolorosa. Brigitta queda al frente de la familia, pues sus hermanos mayores habían fallecido. Le quedan Katty, un año menor y su hermano mayor Israel.
Birger decide enviar a sus dos hijas con una hermana casada con el gobernador de Ostergötland. Quiere consolarlas en el angustioso trance y que completen la educación cortesana recibida al Este de Gotlandia.
Un bienio permanecieron las dos rodeadas de la solicitud abnegada y austera de su tía. Karyn, muy observadora, sorprende actitudes místicas en Brígida, pero prefiere disimular y callar en bien de la niña.

Esposo que la admira
En el estío de 1316 vuelve a Finsta cuando cumple trece años. Birger y sus familiares la desposan al alcanzar los catorce con Ulf Gudmarsson, senador y gobernador de la región de Närke. No bullían en su corazón ilusiones matrimoniales, pero por fin accede a los deseos de su padre.
Joven culto y adinerado era Ulf. Fijaron en el castillo de Ulfasa su residencia. Una vida lujosa y frívola le espera. Austera y sobria, no se deja contagiar del ambiente que la rodea. Organiza y manda con plena responsabilidad impropia de sus años, tanto su hogar como los vastos dominios que poseen.
Eran tiempos difíciles en la historia de Suecia. Amiga fuerte de Dios con temple teresiano, los afronta. Anima a su esposo y le orienta en momentos difíciles. Ulf no se deja llevar del orgullo masculino. Se da cuenta de que la santa es más culta. Tiene más carácter y fortaleza de espíritu.
Su vida evangélica contrastaba con la ligereza que avasallaba a la nobleza. La amabilidad y dulzura con que trata a huéspedes y domésticos, capta su atención.
El gobierno de las ricas posesiones señoriales de su esposo era complicado. Encuentra en Brígida una consejera ideal. Anima a Ulf a estudiar y leer para conocer mejor las leyes y juzgar con más rectitud.

Hogar feliz
En casi treinta años que viven juntos tuvieron ocho hijos, cuatro varones y cuatro mujeres. Brígida influida por santos religiosos, no descuida inculcarlos el amor a Cristo. Educa a todos en austeridad desprendida.
Disgustos y sufrimientos no les faltaron con ellos, pero Dios sabe equilibrar dolores y gozos. Carlos fue un príncipe voluble y corrompido, pero Birger, el tercero, y Karyn, la cuarta, fueron su consuelo y alegría. En ésta le regalaría el Señor una genial confidente que continuaría su obra.

"Una madre con los necesitados..."
La dureza de los tiempos exigía de los jóvenes esposos la fortaleza heroica que sólo consigue la oración. Favores del cielo continúa saboreando en la contemplación, pero silenciosa y admirada, los guardaba en su corazón.
Múltiples actividades desarrolla con pobres y necesitados, y las comparte con su esposo e hijos. Asociaba a parientes y amigos que se reúnen para leer vidas y martirios de santos. Sobre todo, la Biblia. Sus biógrafos la califican de mujer culta. Apuntan que tuvo que luchar con denuedo contra el orgullo a que la arrastraban sus excelentes cualidades. Muy disciplinada, encuentra tiempo para todo. Alterna con serenidad sus múltiples deberes con la solícita dedicación que debe a hijos y servidores.
Los enfermos y pobres de la comarca fueron sus amigos predilectos. Antes de sentarse a la mesa daba de comer a doce pobres. El Jueves Santo lavaba sus pies. Karyn nos dice que "era como una madre con todos los necesitados, pecadores, huérfanos y viudas. Siempre tenía compasión y ternura con ellos".

Consejera de una reina
Ella y su esposo son terciarios franciscanos. Viven el espíritu del Poverello permaneciendo laicos en la vorágine del mundo cómodo y frívolo. Consejero del reino hacen a Ulf, y Brígida tiene que gobernar Närke. Estudia a fondo Derecho Romano y leyes suecas para regirla mejor.
Tiene treinta y dos años. Se traslada en otoño 1335 al castillo Bohus en Estocolmo. El rey de Suecia y Noruega Magno II esperaba la llegada de su prometida Blanca, hija del conde Juan de Flandes. Necesita una consejera para la joven reina casi niña venida de país extranjero. Elige a Brígida por su integridad y madurez. La pone al frente de las Damas de Honor de Blanca.
Unos seis años es consejera de reyes. Un aparente fracaso fue, según nos dice, su actuación en una corte disoluta y caprichosa. Nace el segundo hijo de los reyes. La santa abandona el palacio y se vuelve a Ulfasa.

Ruta peregrina que abre horizontes
Verano de 1341 y los esposos hacen voto de peregrinar a Compostela. La marcha duró casi tres años. Palparon más al vivo las catástrofes dramáticas del siglo. Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia que había comenzado cuatro años antes, y el destierro papal en Avignon iniciado en 1305.
Ulf abandona sus tareas políticas. A ella la ruta peregrina le sirve de pretexto para dejar la corte. La santa, a pesar de las fatigas de la marcha, se consagra con más intensidad al cultivo de la Biblia. La amaba tanto que años adelante presentará "su predicación como un octavo Sacramento".

"Deseo... entregarme del todo a Dios"
Empuñando el bordón rematado con punta de hierro y con sayal de peregrino. Emprenden así un viaje que marcaría rumbo decisivo a sus vidas. En la ruta maduran un compromiso definitivo. Ulf al regresar, ingresa cisterciense en Alvastra y muere el 12 de febrero de 1344. Al presentir que su vida acaba, llama a su esposa y le entrega el anillo de boda.
Brígida al volver de Compostela se había retirado a una casa contigua al monasterio. Hace vida solitaria en oración y penitencia. Renuncia a sus inmensos bienes y a los de su marido.
La muerte de Ulf fue el detonante. Tiene cuarenta y un años. Días después se quita el anillo que su esposo le había entregado. Una vivencia íntima y conmovedora aparece en sus escritos. "Cuando enterré a mi esposo, enterré con él todo el amor al mundo y a las cosas de la tierra. Quiero desprenderme de mí misma, de este anillo, de los recuerdos de mi marido y entregarme del todo a Dios".

"Tú serás Mi esposa..."
Nueva etapa se inicia en su vida. Éxtasis, visiones proféticas, desposorio con Cristo. Maestro Mathías, canónigo de Linköping y después Pedro Olafson y el monje Pedro, abad del cenobio de Alvastra, son sus directores. Una gran paz siente al comunicar lo que Dios hacía en ella, y ellos se encargan de traducir al latín revelaciones y mensajes.
"Tú serás mi esposa" le dijo el Señor entonces. Añade algo que le inunda de consuelo. "Verás y oirás cosas espirituales y secretos de cielo. Mi Espíritu permanecerá contigo hasta la muerte".

"Dejaos de adornos suntuosos..."
Impulsada por Dios vuelve a la corte. En 1346 se presenta en Estocolmo y evangeliza a reyes y nobleza. Alborea su misión profética y con valentía habla a monarcas, palaciegos, sacerdotes y religiosos.
Tajantes son sus palabras: "Dejaos de esos adornos suntuosos. Los hombres no se vistan como las mujeres. Las mujeres no se vistan como hombres, ni se adornen indecorosas o provocativas".

Fundadora sin saberlo
Regresa a Alvastra y en la iglesia recibe una orden inesperada. Es un mandato del cielo. Se echa a temblar al verse impotente para crear monasterios dobles de hombres y mujeres. Tiene que fundar la Orden del Santísimo Salvador para expiar por los pecadores contemplando la Pasión de Cristo.
En 1349 redacta en el monasterio, con ayuda de sus confesores, la primitiva Regla enraizada en el espíritu de S. Bernardo. Algunos piensan ?hecho insólito en la historia del Císter? que habitaba en el mismo cenobio monacal. Urbano VI la sanciona provisionalmente el 5 de agosto de 1370, aunque la aprobación definitiva tardará ocho años más.
Una Orden contemplativa cuyos monasterios serán de hombres y mujeres. Una abadesa ?la audacia humilla la altivez del hombre? los regirá todos en nombre de la Virgen Santísima.
El cenobio matriz se funda en Vadstena junto al lago Wättern. Los reyes donaron el terreno, pero Magno II se opone después. Ordena la demolición de las obras iniciadas. La santa no se arredra. Acaba triunfando. Detractores apasionados de su proyecto, se convierten meses adelante en defensores acérrimos.

Tronco frondoso
La Orden, apenas nace, empieza a difundirse. En el siglo XV cuenta con unos ochenta cenobios dobles de gran renombre esparcidos por toda Europa. Los tres reinos escandinavos potencian, gracias a brígidos y brígidas, sus lazos de unión. Muchos serán mártires en las persecuciones de Francia e Inglaterra en el siglo XVI.
En el ocaso del Medievo brillan los brígidos como obispos y regentan cátedras universitarias. En el área cultural tienen poderoso influjo. Traducen la Biblia a los idiomas escandinavos. Los de Vadstena montan la primera imprenta de Suecia.
El ciclón protestante arrasa cenobios, y sólo quedan en pie unos pocos. Los brígidos se extinguen. Ellas resurgirán fecundas después del aluvión luterano. Suecia, Alemania, Inglaterra, Holanda, España y Méjico cuentan hoy con monasterios de contemplativas.
Una mujer sueca convertida, Isabel Hesselblad, relanza en pleno siglo XX una rama de vida activa. Roma la aprueba en 1940. Retoño frondoso que florece en el añoso tronco del carisma de la santa. Impregnado en amor a la Pasión de Cristo y a su Madre Dolorosa con encendido anhelo por la unidad y reforma de la Iglesia.

"Bruja escandinava"
Agosto de 1349 y Clemente VI anuncia al mundo el jubileo del Año Santo 1350. Invita a los fieles a acudir a la Urbe. La suspirada ocasión de colmar un viejo deseo se le presenta. Brígida quiere el espaldarazo pontificio para su Orden.
En otoño de ese mismo año se encuentra en Roma después de adioses dolorosos a hijos y familiares. La acompañan sus directores espirituales. Se establece en una casa contigua a la iglesia de S. Lorenzo in Dàmaso, cedida por un hermano del Papa reinante.
Unos cinco años vivió allí, pero luego se trasladan al Campo dei Fori en el Trastévere. Una casa que llevaría su nombre en la Piazza Farnése vecina a la iglesia a ella dedicada desde su muerte. Largos ayunos y rudas penitencias se imponía en la Roma corrompida y anárquica de entonces. La rectitud y pureza de la santa exasperaba a muchos. La tildan con el remoquete de "bruja escandinava".

Drama trágico
Una herida tenía desde muy niña. Nace dos años antes que los Papas abandonando Roma, se asienten en Avignon. El doloroso Cisma que entrañaba este traslado, lo intuía con certeza. Al llegar a la Urbe se le aviva llenándola de angustia y dolor. Querellas, facciones sanguinarias la diezman y la herida se abre más para no cicatrizar nunca.
Dios trata familiarmente con ella, y le expone deseos y mandatos. Una actividad ingente cae sobre sus hombros. Escribe cartas con santa impaciencia a Urbano VI, a su sucesor Gregorio XI y al emperador Carlos IV. Aúna esfuerzos con Catalina de Siena empeñada también en idéntico objetivo.
Alterna estas tareas agotadoras con continuas visitas a enfermos y pobres. Escribe entonces algunas de sus obras, entre ellas El Angelicus en honor a la Virgen, obra maestra de la literatura del siglo XIV.

Aventura familiar
Karyn no se resigna a vivir lejos de Brígida e importuna a su marido la deje ir a Roma. Lo logra. En agosto de 1350 ya se encuentra junto a su madre.
Amigos y parientes, ganado el Jubileo, retornan a Suecia, pero ella se queda. Dios quería embarcarla en la aventura de su Madrecita del cielo. El marido de Karyn muere al poco tiempo. Ésta se pone a disposición de Brígida para ser su más fiel y querida confidente. Madre e hija viudas se hacen así esposas de Cristo y colaboradoras en Su Obra Redentora.
Estudian latín. Consiguen hablarlo con corrección para introducirse con más facilidad en la curia. Influyen con mayor eficacia en el retorno inmediato de los Papas a Roma, puntal decisivo para la reforma de la Iglesia.
Karyn comparte la habitación de su madre. La acompaña en vigilias nocturnas. Admira las pajillas sobre el suelo que era su miserable catre.

Nostalgia de viajes
Brumas nórdicas despiertan siempre nostalgias de viajes. Lo que sucedió a monjes irlandeses anglosajones siglos antes, le pasa también a ella. En Roma no aguanta estarse quieta. Añora como genuina escandinava hazañas misioneras.
Emprende primero ruta a Asís. También visita los santuarios famosos del Monte Gárgano, Bari, Benevento y Nápoles. Al regresar, recibe nuevas consignas divinas. Toma la última decisión de su vida, peregrinar a Tierra Santa.

"No estéis tristes..."
Embarca en Nápoles como peregrina a pesar de los años y achaques que debilitan su salud. Karyn y sus confesores la acompañan. La travesía marítima fue agotadora. La estancia en Palestina enriquece su espíritu en el año y medio que permaneció visitando con ternura la tierra del Salvador.
El viaje de regreso fue preocupante. Su séquito está muy alarmado. Brígida les consolaba: "No estéis tristes. ¡He recibido tantos beneficios de Dios! Las penas de esta vida no valen nada comparadas con la gloria que Dios promete a los que le aman".

"Señor, en Tus manos..."
Marzo de 1373. Entra en Roma después de recuperar fuerzas en Nápoles. La enfermedad que había contraído en Oriente era mortal y quebranta su salud. Tentaciones y angustias suceden a éxtasis. Sobre todo, le preocupa el porvenir de su Orden recién nacida. Se abandona y confía en Dios.
El día de Pascua cesan las pruebas. Se llena de alegría esperanzadora. Emocionantes son sus últimas revelaciones. Jesucristo se le aparece. "Mis promesas se van a realizar..., el mundo te reconocerá como fundadora de Vadstena y de la Orden del Salvador".
Pedro de Alvastra hace Misa en su celda. Es la mañana calurosa del 23 de julio. Llega el instante tan suspirado por ella del encuentro. Entrega su alma a los setenta años cuando adora la Hostia Santa en el momento de la elevación mientras susurra: "?Señor! En Tus manos encomiendo mi espíritu".

Apoteosis triunfal
Brígida fue sepultada en S. Lorenzo in Panisperma. Karyn, su hermano Birgen y los Pedros trasladan sus restos a Suecia de acuerdo con sus Revelaciones.
El fúnebre cortejo a través de Europa provoca catarata de conversiones y milagros. Las prédicas de Karyn y los sermones de ambos Pedros, contribuyen a suscitarlos. En el largo camino Roma?Dantzig pasan por Viena y Czestochowa.
En Suecia durante casi un mes recorre ciudades y pueblos que la santa había abandonado un cuarto de siglo antes. Una apoteosis triunfal, antes de ser enterrada en el cenobio de Vadstena el 4 de julio de 1374.
Las reliquias fueron entregadas a la doble comunidad de novicios. Karyn sería la primera maestra de las incipientes religiosas. A los cuatro años recibiría la definitiva aprobación pontificia. En 1381 muere después de haber llevado las riendas de la Orden fundada por su madre durante unos ocho años.
BIBLIOGRAFÍA
A. Anderson, El libro de Brígida, santa y profeta, P. Vaticana, Roma 1983.
J. A. Etxeberría, Sta. Brígida de Suecia, Zarauz 1990.
Condesa de Flavigny, Sta. Brígida de Suecia, editorial Cuesta, Valladolid 1913.
H. Redpath, La Embajadora de Dios, Vitoria 1970.


Padre Tomás Morales
¡Desde Baredo un fortísimo abrazo para ti, Consuelo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...